Villa María | turnos | Volver | clientes

Rodó la pelota, las canchitas de 5 y 7 jugadores tuvieron turnos completos

Los espacios de fútbol vibraron con su ansiada reapertura. Con un día primaveral, los complejos de la ciudad contaron con la capacidad colmada. Los propietarios expresaron felicidad por el retorno, los clientes también

Volvieron las canchitas. El fútbol amateur, entre amigos, compañeros de trabajo o conocidos regresó a la actividad en el día de ayer en la ciudad y hubo turnos agotados en la mayoría de los complejos.

El ‘fulbito’ reabrió sus puertas, luego de que habían cerrado el 21 de mayo debido a las restricciones por la pandemia.

Estos espacios no solo son un lugar para reunirse a "patear" y despuntar la pasión, sino que también algunos ofrecen servicios de cantina para compartir el asado y hasta en otros funcionan escuelitas de fútbol.

Desde hace una semana que los propietarios pedían a gritos que se los encuadre de la misma manera que a los gimnasios o natatorios y que se los excluya de la misma situación de los clubes, porque no lo eran. “Somos un comercio”, exclamaban.

Tras el aviso de la Municipalidad de Villa María el jueves por la noche, los dueños y encargados de los espacios rápidamente avisaron a sus clientes de turno fijo, movieron las redes sociales y ayer se realizó el puntapié inicial luego de un largo tiempo sin gritar goles ni polémicas.

“Extrañaba mucho jugar el picadito con los amigos, es un cable a tierra cada semana, estoy muy feliz de disfrutar el momento, respetando por supuesto las medidas sanitarias”, dijo Martín mientras se subía las medias para entrar al partido.

Maximiliano Galletti, encargado de Almagro Fútbol y La Gran 7, sostuvo que: “Estamos muy contentos por volver a abrir nuestros espacios. En todo el sector hay esperanza de que podamos seguir trabajando”.

-¿Qué observaste de los clientes tras el regreso”

-Se mostraron muy contentos, nosotros esperábamos la reapertura para mañana (por hoy), pero se dio la posibilidad de abrir y lo hicimos. Por supuesto que se dieron algunos turnos y lo vamos a ir haciendo paulatinamente. Los jugadores estuvieron felices y nosotros también, esperemos que perdure en el tiempo. No ha habido casos de contagios en las canchas y nos seguiremos cuidando. Hay alegría por volver a trabajar.

En el mismo sentido, Lucas Fratini, de El Parque Fútbol 5 y 7, expresó: “Estamos felices de haber podido abrir, era algo que estábamos esperando, sobre todo para trabajar y ocupar las canchas nuevamente”.

Respecto a los turnos en la reapertura Fratini dijo: “Particularmente tuve turnos temprano y no tanto a la noche, también hubo reservas para hoy sábado, así que hay alegría en el sector. Además hubo reservas para la semana, que eran turnos que estaban fijos y los han ido confirmando”.

-¿Qué sensación te quedó luego del primer día?

-La gente se sintió muy feliz de regresar al espacio, de volver a practicar el deporte que tan bien hace, sobre todo en este contexto. El deseo es que se acabe toda esta situación lo más pronto posible y volvamos a vivir una normalidad en todo sentido, no solamente en abrir las canchas.

Ariel Signoretti , de Complejo Maracaná, explicó: “Tuvimos turnos durante la tarde y todos los grupos que tenían el horario fijo de la semana ya lo han reservado, así que seguramente se reanudará la situación. Por suerte todas las canchas trabajan y rápidamente se llenaron todos los turnos”.

Por último, David Reano, de Complejo Planeta Gol, sostuvo: “Por suerte tuvimos turnos desde las 16 horas. Estamos muy contentos, los clientes estaban muy ansiosos y nos decían de la falta que les hacía practicar el deporte”.

El exfutbolísta profesional agregó: “Desde el 21 de mayo que no abríamos y por lo tanto muchos de los clientes no hacían actividad desde ese momento”.

Además Reano puntualizó: “Ya hubo movimientos para la semana, reservas y predisposión. Siempre manteniendo las medidas sanitarias. En ese sentido, los clientes entienden la situación, saben que no se pueden quedar a un tercer tiempo, pero pueden jugar y eso es importante”.

Volvieron las risas, las protestas, los gritos de gol y sobre todo ese momento único que se vive durante una hora detrás de una pelota.