Regionales | Ucacha | Gustavo Bernardi | pájaros carpinteros

Ucacha: cambiaron los postes pero preservaron el hogar de los pájaros carpinteros

En medio del recambio de los soportes de madera por hormigón, la Cooperativa Eléctrica se topó con nidos de estas aves. Y con ingenio lograron mantenerlos en su lugar

La historia de los pájaros carpinteros que se salvaron de ser desalojados de sus hogares, allá en los postes del tendido de red de Ucacha, se viralizó por redes sociales y replica en todos los medios.

Es que el gesto de la Cooperativa Eléctrica y de Servicios Públicos se convirtió en una noticia y un ejemplo de respeto por la naturaleza. El gerente, Gustavo Bernardi, pidió a los operarios que cortaran la parte y sin alterar los nidos -son dos- los colocaran en el poste de hormigón correspondiente, a la misma altura y hacia la misma dirección.

Así, los operarios pusieron manos a la obra y comenzaron a avanzar en el reemplazo de los postes en el denominado barrio Cooperativo.

En realidad era un intento de poder conservar el lugar de resguardo de estos pájaros, sin saber si daría resultado ya que éstos se mantienen siempre alertas a la presencia externa y vuelan apenas perciben movimientos cercanos.

Pero los pájaros volvieron y supieron adaptarse a la “modernidad”, y sus casas siguen impecables, amarradas al poste de hormigón.

Cómo empezó la historia

Gustavo Perusia, periodista y titular de FMVox Ucacha, fue quien contó esta historia en su medio. Pero además, durante varias semanas se apostó en cercanías del lugar para observar si las aves volvían a sus nidos. “Hace como un mes, el gerente de la Cooperativa me pasó el dato y supe que ahí tenía una historia que contar. Y entonces empecé todas las tardecitas a ir al lugar para sacar fotos. Muy cerquita están haciendo un edificio escolar, así que los pajaritos están muy sensibles por el movimiento de gente”.

“En el primero de los nidos todo este tiempo siguió habitando una pareja, incluso tuvieron pichones y hoy se ve siempre a uno o dos pájaros dentro o encima del nido”, detalló Perusia.

El gerente de la Cooperativa pidió que cortaran el trozo de poste de madera sin alterar el nido y unirlo luego al de hormigón.

En el segundo, un poco más al este, la presencia de algún carpintero ya es más difícil de registrar. Es a la altura 1100 y 1300 de la calle principal de dicho barrio, calle Modesto Giuliani; los nidos están atados a los postes de hormigón a la izquierda, frente de las luminarias.

Darío Chíngolo fue el personal que se encargó de cortar los nidos y amarrarlos posteriormente al poste de hormigón. El operario explicó que los nidos son bastantes profundos, y que no sabe si responde a características de éstos o porque dicha especie sigue agrandando el espacio con el pico por su propia naturaleza.

Así la noticia que se gestó en la radio del interior del interior, llegó a los medios nacionales, y hoy conservacionistas y amantes de la naturaleza destacan y piden que gestos como éstos sean tomados como ejemplo.

Gratamente sorprendido por el impacto que esta nota generó, Gustavo Perusia agradece haber sido el nexo para hacer conocer una historia distinta, pero que expone un claro mensaje de respeto por la naturaleza.