Internacionales | Ucrania | Mariupol | Rusia

Advierten sobre una gran ofensiva rusa en el este de Ucrania

Putin quiere tomar el control de toda esa región, donde está la ciudad de Mariupol a orillas del mar de Azov

Militares y autoridades ucranianas dijeron ayer que Rusia estaba al borde de culminar su conquista de Mariupol y de lanzar una ofensiva, largamente esperada, para tomar control de toda la región del este del país donde se ubica esa estratégica ciudad, y que según Moscú no pertenece a Ucrania.

Autoridades de Ucrania dicen que hasta 10.000 personas podrían haber muerto en Mariupol luego de más de 40 días de asedio y bombardeos rusos a la sureña ciudad portuaria a orillas del mar de Azov, y que cientos de cuerpos siguen tirados en las calles.

Ubicada en una región fronteriza con Rusia conocida como Donbass, la ciudad, que está devastada, es de gran importancia, y su control permitiría a Rusia dar un paso crucial en sus planes de "liberar" toda esa zona, adonde está trasladando sus tropas tras replegarlas de Kiev y otras partes de Ucrania.

"Según nuestras informaciones, el enemigo ha casi finalizado su preparación para un asalto en el Donbass. El ataque empezará muy pronto. Al mismo tiempo, el Ejército ucraniano está listo" para enfrentar la ofensiva, dijo ayer el vocero del Ministerio de Defensa ucraniano, Oleksandr Motuzianik.

En Rusia, el Ministerio de Defensa dijo ayer que había destruido varios sistemas de defensa antiaéreos en provincias del este y sur de Ucrania vecinas o cercanas al Donbass que, según el gobierno ucraniano, son claves para resistir la aguardada operación militar rusa, que ayer cumplió su día número 47.

En uno de los ataques, Moscú dijo que alcanzó cuatro lanzaderas de misiles S-300 cerca de la ciudad de Dnipro que habían sido suministradas a Ucrania por un país europeo al que no mencionó. Dnipro es capital de la provincia de Dnipropetrovsk, que limita con el Donbass por el oeste.

El vocero del Ministerio de Defensa, general Igor Konashenkov, dijo que otro ataque con misiles crucero dejó fuera de uso otros sistemas S-300 en las provincias de Mikolaiv, en el sur de Ucrania, al oeste del Donbass, y de Jarkov, que limita con el norte del Donbass.

Negociaciones frustradas

En el frente diplomático, el jefe de Gobierno de Austria, el canciller federal, Karl Nehammer, se reunió ayer en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin, y luego dijo que se sentía pesimista sobre el curso futuro de los acontecimientos.

Putin sostiene que invadió Ucrania para obligar a su Gobierno a renunciar a ingresar a la Otan, la alianza militar liderada por Estados Unidos -algo que considera una amenaza existencial para Rusia- y proteger de él a las poblaciones rusoparlantes del Donbass.

Nehammer, cuyo país pertenece a la Unión Europea (UE) pero es militarmente neutral y no integra la Otan, es el primer dirigente europeo en visitar Moscú desde que comenzó la invasión rusa a Ucrania, el 24 de febrero. "Soy más bien pesimista. El presidente Putin entró de lleno en la lógica de guerra y actuará en consecuencia", dijo a periodistas tras el encuentro.

El líder austríaco dijo que había pedido a Putin el fin de la ofensiva en Ucrania y que permita evacuaciones de civiles de Mariupol y otras ciudades asediadas.

Rusia lleva semanas asediando Mariupol, cuya captura les permitiría consolidar sus conquistas territoriales en la franja costera a lo largo del mar de Azov, conectando así las dos provincias que forman el Donbass -Lugansk y Donetsk- con la península de Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

"Hoy va a ser probablemente la batalla final (en Mariupol) ya que nuestras municiones se agotan", escribió ayer en Facebook la 36º brigada de la Marina, que forma parte de las fuerzas armadas de Ucrania y defiende la ciudad costera de la provincia de Donetsk.

"Esto implica la muerte para algunos de nosotros y el cautiverio para otros (...) No sabemos qué pasará, pero les pedimos que se acuerden (de nosotros) con una palabra amable", pidió la brigada.