Internacionales | Ucrania | Rusia | heridos

Mariúpol: ascienden a 1.730 los efectivos ucranianos que se rindieron en la acería Azovstal

Es uno de los últimos reductos que conservaban las fuerzas de Kiev

Otros cientos de los últimos soldados ucranianos que quedaban atrincherados en la acería de Azovstal, en la ciudad de Mariúpol, se rindieron ayer, con lo que el total de esta semana se elevó a 1.730, según informó Rusia, mientras la Cruz Roja dijo que los registró como prisioneros de guerra y Kiev, que denunció nuevas muertes de civiles, dejó en claro que no aceptará un cese del fuego sin el retiro de las tropas rusas de su territorio.

"En las últimas 24 horas, 771 combatientes del regimiento nacionalista de Azov se rindieron", indicó el Ministerio de Defensa ruso en su informe diario, en relación a los soldados ucranianos que se encontraban atrincherados desde hace semanas en túneles y búnkeres de la planta siderúrgica de Mariúpol, la estratégica ciudad en el sureste de Ucrania que se encuentra bajo el control de las fuerzas rusas.

"En total, desde el 16 de mayo 1.730 combatientes se rindieron, incluyendo 80 heridos", agregó.

El ministerio difundió un video que muestra a soldados saliendo de la planta, algunos visiblemente heridos y otros usando muletas, mientras militares rusos los cachean e inspeccionan sus mochilas.

Según las autoridades rusas, los soldados heridos fueron trasladados a un hospital en territorio controlado por Rusia en el este de Ucrania, y Ucrania adelantó que buscará un intercambio de prisioneros.

Y aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja no oficia de mediador, sí detalló que el registro de los prisioneros de guerra ucranianos comenzó anteayer en virtud de un acuerdo bilateral.

La organización humanitaria, que tiene experiencia con prisioneros de guerra e intercambio de prisioneros, señaló, sin embargo, que sus equipos no trasladaron a los combatientes "a los lugares donde están retenidos", que no precisó.

Algunos de los soldados fueron llevados por tropas rusas hacia una colonia penitenciaria en Donbass, región oriental donde queda Mariupol, bajo control de separatistas prorrusos.

La Cruz Roja dijo que reglas de la Convención de Ginebra sobre el trato de prisioneros obligan a autorizarla a entrevistar a los soldados capturados "sin testigos" y que las visitas a ellos no deben ser "restringidas indebidamente".

Rusia conquistó la sureña ciudad portuaria a orillas del mar de Azov hace un mes, luego de bombardearla y sitiarla durante semanas.

Para el Kremlin, la toma de Mariúpol tiene un valor relevante por lo simbólico, pero también por lo estratégico, porque puede conectarla con Crimea.