Internacionales | Ucrania | Rusia | combustible

Rusia atacó instalaciones ferroviarias y de combustible en Ucrania

Fue tras la visita de los jefes de Defensa y la diplomacia de Estados Unidos a Kiev, donde fueron recibidos por Zelenski y le renovaron el apoyo. Apareció el periodista chileno

Rusia lanzó ayer ataques contra instalaciones ferroviarias y depósitos de combustible de Ucrania lejanas a la línea de frente de su actual ofensiva en el este, luego de que los jefes de la Defensa y la diplomacia de Estados Unidos visitaran Kiev y renovaran su apoyo al gobierno ucraniano.

En tanto, autoridades informaron de un gran incendio en un depósito de combustible en el oeste de Rusia, no lejos de la frontera de Ucrania, pero dijeron que no estaba claro el porqué de los fuegos.

Con la guerra ya en su tercer mes y Rusia a la ofensiva en la región del este de Ucrania conocida como Donbass, los secretarios de Estado y Defensa estadounidenses, Antony Blinken y Lloyd Austin, prometieron ayer más ayuda a Ucrania durante una visita a su capital.

Tras reunirse con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, los funcionarios del presidente Joe Biden dijeron que Washington aprobó una venta de municiones a Ucrania por 165 millones de dólares, así como créditos por más de 300 millones para comprar otras provisiones.

Luego de sus reuniones con Blinken y Austin, y en un video emitido ayer, Zelenski expresó su agradecimiento a Estados Unidos por su "ayuda sin precedentes" ante la invasión rusa.

Consultado sobre la reunión, Blinken dijo ayer que el apoyo a Ucrania y la presión a Rusia de un Occidente unido estaban teniendo "resultados reales", mientras que Austin afirmó que Ucrania puede ganar la guerra contra Rusia si cuenta con el "equipamiento adecuado. En lo que se refiere a las metas de guerra de Rusia, Rusia está fracasando. Ucrania está teniendo éxito", señaló Blinken.

En Rusia, en tanto, el presidente Vladimir Putin acusó a Estados Unidos y sus aliados de tratar de "partir a la sociedad rusa y destruir a Rusia desde adentro" con una andanada de "sanciones sin precedentes".

Ayer, Rusia dirigió su fuego hacia otras partes de Ucrania, golpeando con misiles y ataques aéreos blancos en puntos lejanos al Donbass, aunque con la aparente meta de perturbar el movimiento de provisiones y combustibles para las tropas de Ucrania del frente este.

El director de los ferrocarriles ucranianos, Oleksandre Kamyshin, dijo en Telegram que cinco estaciones de trenes del centro y oeste de Ucrania fueron alcanzadas por fuego ruso.

Por otra parte, un misil lanzado por Rusia provocó un incendio en la estación de tren de la localidad de Krasne, cerca de Lviv, en el oeste de Ucrania, informó el gobernador regional.

Rusia también destruyó una refinería de petróleo y varios depósitos de combustible en la ciudad central ucraniana de Kremenchuk, dijo en Moscú el vocero del Ministerio de Defensa ruso, general Igor Konashenkov.

En total, aviones rusos destruyeron 56 objetivos en Ucrania en las últimas horas, agregó.

En tanto, un gran incendio se reportó ayer en un depósito de combustible en la ciudad rusa de Bryansk, a 100 kilómetros de la frontera ucraniana, dijo el Ministerio de Emergencias ruso.

También ayer, al caer la noche, el gobernador de la región rusa de Belgorod, fronteriza con Ucrania, acusó de haber bombardeado una aldea y afirmó que el ataque dejó dos civiles heridos y dañó casas.

Lo tenía el servicio secreto ucraniano

El bloguero, periodista y cineasta chileno-estadounidense Gonzalo Lira reapareció y aseguró que lo había secuestrado el servicio secreto de Ucrania.

Lira había dejado de ponerse en contacto con sus familiares el pasado 15 de abril cuando llegó a Járkov procedente de Kiev y así comenzó una campaña de reclamo internacional.

El periodista indicó que se encuentra en buen estado de salud: "Estoy en Járkov. Estoy bien. Solo quiero decir que estoy de vuelta en línea". Refirió que se encuentra "bien físicamente", así como "un poco nervioso" y "un poco desconcertado" porque tiene prohibido revelar cualquier detalle de lo sucedido en los últimos días.