Internacionales | Ucrania | Central | Rusia

Ucrania: fuerzas rusas atacaron la central nuclear más grande de Europa

Se trata de la planta de Zaporiyia, donde se desató un incendio que puso en peligro las instalaciones. El gobierno de Kiev alertó que si estalla el impacto será diez veces peor que el del accidente de Chernobil, ocurrido en 1986

Las tropas rusas atacaron ayer la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, en el sudeste del país y la más grande de Europa, donde se desató un incendio que disparó todas las alarmas por el riesgo atómico que supone, en medio de una guerra que tuvo así su escalada más dramática.

El gobierno ucraniano advirtió que “si estalla”, el impacto “será diez veces más grande que Chernobil”, ocurrido en 1986, hasta ahora el mayor accidente atómico de la historia.

“Los rusos deben cesar inmediatamente el fuego, permitir la acción de los bomberos, establecer una zona de seguridad", tuiteó Dmytro Kuleba, ministro de Relaciones Exteriores ucraniano en un mensaje de alerta al mundo.

La planta está ubicada a 52 kilómetros de la ciudad de Enerhodar, ambas en la provincia de Zaporiyia, tal como informó un portavoz de la central, quien añadió que, debido a los continuos bombardeos sobre esta zona, “existe una amenaza real de peligro nuclear”.

“Las fuerzas militares de la Federación Rusa están disparando contra la planta de energía nuclear de Zaporiyia”, destacó, según informó la agencia de noticias Unian.

Además, el alcalde de la ciudad, Dmytro Orlov, confirmó que la planta estaba en llamas.

La central tiene seis de los 15 reactores de Ucrania.

Ayer a la mañana, el Ministerio de Defensa del Kremlin había anunciado que controlaba la zona aledaña a Zaporiyia. Más tarde, trabajadores del lugar denunciaron que Rusia avanzaba hacia la planta nuclear.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (Oiea) informó el martes que había perdido el contacto con las estaciones automáticas de monitoreo radiológico en Zaporiyia.

Especialistas ucranianos trataban de determinar la causa de la pérdida de transferencia de datos de Zaporiyia al Oiea y de restablecer el funcionamiento del sistema.

El Oiea había pedido ayer mismo a Rusia el "cese inmediato de todas las acciones" militares en las plantas nucleares de Ucrania y la Comisión Europea (CE) anunció que trabajaba en un "plan de contingencia" ante un eventual ataque ruso a esas centrales, luego de que Moscú rodeara la central de Zaporiyia y ocupara Chernobil.

La invasión rusa "plantea una amenaza grave y directa a la seguridad" de las plantas nucleares y su personal, "ante un posible accidente o incidente nuclear" que ponga en riesgo a la población de Ucrania y del mundo entero, dijo la resolución aprobada por la Junta de Gobernadores del Oiea, formada por 35 de los 173 países del organismo.

Un total de 27 países votaron a favor, entre ellos Argentina, mientras que Rusia y China lo hicieron en contra, cinco se abstuvieron y dos estuvieron ausentes.

El texto, votado en la sede del Oiea, en Viena, Austria, fue presentado por Polonia y Canadá.

"Es un paso hacia la politización del trabajo" del Oiea, reaccionó en Twitter la delegación rusa, argumento que también usó China para justificar su rechazo a la resolución.

El miércoles, al inaugurar la reunión de dos días de la Junta de Gobernadores, el director general del Oiea, el argentino Rafael Grossi, advirtió sobre los riesgos de una guerra en un país con tantas centrales nucleares como Ucrania.

Avance en el sur

Mientras tanto, la campaña militar de Rusia avanzaba en el sur de Ucrania para cerrar su salida al Mar Negro, luego de conquistar la capital provincial de Jerson.

El gobierno de Kiev intentaba retener el control sobre el sur del país, donde se encuentran sus principales puertos marítimos, claves para el abastecimiento de su población.

Las fuerzas ucranianas lograban mantener un día más su bandera en Mariupol, el principal puerto sobre el Mar de Azov, que Moscú quiere convertir en un mar interior para garantizar la seguridad de la base naval de Sebastopol en la anexada Crimea y separar a Ucrania de sus costas marítimas.