Internacionales | Ucrania | Kiev | seguridad

Zelenski fue a Bucha, donde hallaron a cientos de civiles asesinados

El presidente ucraniano fue acompañado por distintos medios de prensa y afirmó: "Queremos que muestren al mundo lo que estaba ocurriendo aquí, lo que las fuerzas rusas estaban haciendo en la pacífica Ucrania"

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, visitó ayer la localidad de Bucha, en las afueras de Kiev, en donde presuntamente se encontraron cientos de civiles asesinados luego de la retirada de las fuerzas rusas, informó la agencia noticiosa Ukrinform.

"Es muy importante para nosotros que la prensa esté aquí, los periodistas; esto es lo más importante. Realmente queremos que muestren al mundo lo que estaba ocurriendo aquí, lo que las fuerzas rusas estaban haciendo, lo que la Federación Rusa estaba haciendo en la pacífica Ucrania", dijo Zelensky a los reporteros.

"Ustedes ven lo que pasa cada día cuando nuestros combatientes entran y recuperan territorios", declaró Zelenski a medios de comunicación vestido con chaleco antibalas y acompañado de militares ucranianos, en una calle de Bucha devastada por los combates en el día 40 de la invasión rusa.

“Crímenes de guerra”

El mandatario aseguró que en esa ciudad cercana a Kiev, que hasta el 30 de marzo estuvo en poder de las tropas invasoras, se cometieron "crímenes de guerra" que serán "reconocidos como genocidio".

Al menos 280 personas, incluyendo a niños, fueron encontradas muertas en Bucha, a cerca de 28 kilómetros al noroeste de Kiev, después de que el ejército ucraniano recuperó el control de la localidad de manos del ejército ruso.

Mientras, el gobierno de Putin volvió a rechazar las acusaciones y reiteró ayer que pretende una urgente reunión del Consejo de Seguridad de la ONU tras la negativa del Reino Unido a celebrarla, declaró la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajarova.

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, rechazó ayer en términos categóricos la implicancia de militares rusos en ese episodio, que a juicio del Kremlin supone una amenaza directa a la paz y la seguridad internacionales.

"Rechazamos de plano todas las acusaciones. Es más, consideramos que es necesario debatir este tema al nivel más alto; de aquí, nuestra iniciativa de examinarlo en el Consejo de Seguridad (de la ONU), iniciativa que ha sido bloqueada", dijo Peskov a los periodistas, citó a agencia de noticias Sputnik.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, calificó ayer como un "montaje" las denuncias por la matanza de civiles en Bucha, y reclamó también la urgente reunión del Consejo de Seguridad. Y dijo que las imágenes que circulan estos días en los medios internacionales son "otro ataque con noticias falsas".