Nacionales | uia |

Según la UIA, persisten "graves" trabas para el acceso a insumos

La entidad fabril advirtió también que hay complicaciones para el pago efectivo a proveedores del exterior y que no hay financiamiento para los plazos establecidos

Tras la reunión de Junta Directiva, la Unión Industrial Argentina advirtió que “persisten muchas y graves dificultades para el acceso a insumos, el pago efectivo a proveedores del exterior y la falta de financiamiento para los plazos establecidos”.

La entidad informó en un comunicado que el Departamento de Comercio y Negociaciones Internacionales había abordado la situación del Sistema de Importaciones de la República Argentina (Sira).

”Gran preocupación”

“Los integrantes de la Junta Directiva fueron coincidentes en manifestar su gran preocupación y señalaron el impacto negativo que está generando en los sectores industriales de todo el país, comprometiendo la continuidad de procesos productivos”, siguió el comunicado de la cámara que agrupa a la industria y cerró: “Además, destacaron la necesidad de que el nuevo sistema ya implementado debe generar previsibilidad, evitar toda forma de discrecionalidad, así como también permitir planificar la producción de cara a 2023″.

Atado al nuevo sistema para importar –que reemplazó a la Simi–, llegó la idea oficial de garantizar acceso a las divisas sólo para aquellas empresas que acepten un sendero de precios marcado por el Gobierno. Así nació, de hecho, Precios Justos, un programa que tiene a maltraer a las empresas de consumo masivo y de alimentación, ya que no termina de asegurar lo que promete: dólares. Da la casualidad de que Daniel Funes de Rioja es el presidente de la UIA, pero también de Copal (que agrupa a las principales firmas alimentarias del país). El mismo acuerdo cerró Sergio Massa en las últimas negociaciones con las petroleras.

La protesta de los industriales llega además en el segundo día de funcionamiento del dólar soja II, cuando el Banco Central (BCRA) dejó de vender reservas y comenzó a acumular. Se desprende entonces que los industriales, que ven una desaceleración de la actividad en su sector, están reclamando ahora más dólares para acceder a insumos o poder pagar sus deudas con los proveedores en el exterior para no tener que parar sus fábricas.

“La tarea de recomponer reservas nos obligaba a tomar decisiones que pueden resultar incómodas o dolorosas”, dijo justamente el ministro de Economía la semana pasada ante el círculo rojo empresario para hablar de las trabas a las importaciones, sin mencionarlas en su discurso en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp). En ese encuentro se multiplicaron las quejas al respecto.

Fuentes de la UIA comentaron que todavía no fueron convocados a la mesa de coordinación en la que están el Ministerio de Economía, la Secretaría de Comercio, la Afip y el BCRA, y que de hecho no saben si esa coordinación efectivamente está funcionando en los hechos.

En el pasado Día de la Industria, interpelado por las trabas a las importaciones por los empresarios en Parque Norte, el ministro Massa les prometió sumarse a una mesa de coordinación. Esa promesa oficial de incluir a la Unión Industrial en el debate junto con todas entidades gubernamentales que funcionan como tamiz para las importaciones aún no se cumplió, y pese a la implantación del dólar soja II, en la entidad fabril alertaron ayer que las dificultades para acceder a insumos para la producción son “graves”.