Deportes | Unión | Central | River

Los "sueños del pibe" cumplidos

Delfino agradeció a todos los clubes que le abrieron las puertas para jugar: "Siento orgullo de haber lucido cada una de esas casacas"

Sostuvo: “Ese fue el último título de Unión. También integré el último equipo campeón de River, y el último que logró un ascenso con Central Argentino. Son cosas de las que me siento orgulloso, porque son clubes importantes de la historia de nuestra Liga. Y en Alumni fui campeón con José Pisaroni en 1993 en la ACF”.

Recordó que “en todos los clubes donde jugué me sentí cómodo. De lo contrario me iba. Me gusta que en la calle me recuerden lo que hice, que me conozcan porque jugué en la Liga y me respeten por mi carrera de futbolista. Fue una locura hermosa de 30 años”.

Destacó que “hace poco en River recordaron aquel equipo que fue campeón con Mario Requena. Fue el último título que consiguió River. No me invitaron porque yo jugaba en Unión Central. Lo lamento mucho, porque para mí fue muy especial jugar en ese River”.

Expresó que “también jugué en otro gran rival de Unión Central como Central Argentino, donde con Hugo Sachetto logramos el ascenso. Jugué muchos años, incluso en la B, y me sentí muy cómodo”.

Apuntó que “fui a Colón, a Juventud River Plate de Ausonia, a Unión Social de Alto Alegre, y cuando me cansé de ir a jugar a los pueblos volví a Unión Central y terminé en San Lorenzo de Las Playas. No me arrepiento de haber ido a ningún club, y les agradezco a todos por los momentos lindos que me permitieron vivir con sus camisetas. Mis respetos y mi orgullo por ellas”.

Las tres generaciones

Jugó y conoció en Alumni a Hugo Marcelo Sachetto, quien luego “me dirigió en Central Argentino, donde ascendimos, y luego en Unión Central, donde fuimos subcampeones. Se nos escapó la final pero ante un equipazo como Yrigoyen, que fue bicampeón. Nosotros habíamos hecho una campaña increíble. Me acuerdo que concentramos en la Posada del Bochófilo y tiramos las colchonetas en el patio, por el calorón que hacía. Entremos por la ventana y llevamos la definición a una tercera final. Fue muy meritorio”.

También “integré equipos siendo muy joven y otros siendo viejo”.

Añadió que “adaptarse no es fácil. Pero había que hacerlo para poder jugar. Ya no era que yo guiaba a los pibes, sino que ellos me llevaban a mí. Y cada momento con ellos era de mutuo respeto. La pasé bien”.

Sueño del pibe

Delfino comentó: “En Alumni terminé las inferiores en la Asociación Cordobesa, debuté a los 15 y con la primera gané el campeonato 93. Fue en cancha de Racing de Córdoba. Un sueño cumplido”.

“Me fui a River y fui campeón con un equipo de pibes, que tenía a Daniel Bachanini, ‘Guly’ Barengo y Lorenzo López como referentes. Mario Requena armó ese equipo con chicos que buscó en la AFUCO, y lo sacó campeón en 1994”, dijo.

Enfatizó que “me faltaron pocos clubes para jugar jaja. En Rivadavia estuve a punto de jugar un Provincial, pero el único verano que jugué fue con Unión Central en el Provincial. Los veranos eran para descansar. Estoy anotado en la lista de buena fe de Alem, que fue campeón del Provincial, pero no jugué ni un minuto en ese equipazo que armó Marcelo Alamo”.

Señaló que “Colón me resultó difícil. Ese equipo de Amadeo Perossi fue la base del que luego ganó la Challenger. Me fui a Central Argentino con Carlos Bonaveri, Miguel Marqués y Hugo Sachetto, donde jugué varios años muy a gusto. El sueño de este pibe fue jugar 30 años al fútbol”.

Lo que se lee ahora
las más leídas