Nacionales | Urtubey | panorama-electoral | Mauricio-Macri

“Queremos expresar al 50% que no quiere al macrismo ni al kirchnerismo”

Juan Manuel Urtubey, precandidato por el PJ Federal, indicó que una alternativa nueva no puede tener adentro al kirchnerismo. Sobre el apoyo que dio a algunas políticas de Macri, dijo: “Nosotros damos gobernabilidad”

Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta y precandidato a presidente por Alternativa Federal, le cierra la puerta a cualquier posibilidad de acuerdo con el kirchnerismo. Sostiene que están apostando a generar algo nuevo y que no puede lograrse ese objetivo con Cristina Fernández en el armado.

Urtubey estuvo en Córdoba, donde se reunió con el gobernador Juan Schiaretti, y sostuvo un diálogo telefónico con Puntal. Señaló que el mandatario cordobés es el referente más importante del PJ Federal y que será un actor de primera línea en el armado que se viene de cara a las elecciones nacionales de este año.

- Usted ya ha manifestado su decisión de ir por Alternativa Federal y plantearse como tercera opción.

- Nosotros construimos en el transcurso del año pasado Alternativa Federal. Es un espacio político que busca darles una alternativa a aquellos sectores de la sociedad que ven la necesidad de un cambio respecto de lo que está pasando hoy en el país y que tampoco quieren volver al pasado del kirchnerismo. En esa lógica, casi la mitad de los argentinos se está planteando la necesidad de un espacio así. Nosotros hemos construido ese espacio, con un corte claramente federal, por eso la mayoría de los gobernadores argentinos estamos allí. Si bien es cierto que la mayoría somos peronistas no es un espacio solamente peronista porque hay distintos sectores de la sociedad que estamos trabajando juntos y, en ese marco, decidí la candidatura a presidente entendiendo que puedo ofrecer, desde mi experiencia en la gestión y desde mi voluntad, una alternativa que nos permita plantear algo competitivo en las elecciones. Creo que la sociedad argentina está esperando un cambio, incorporar a nuevos actores en la política argentina. Sentate a mirar la cartelera y todos los que están hoy son los que están siempre.

- ¿La vía para dirimir las candidaturas debe ser, necesariamente, una interna?

- Mirá, nosotros asumimos el desafío de construir un espacio que salga de la matriz personalista que en los últimos años redujo a la política argentina a una mirada hiperpersonalista. Por eso construimos un espacio plural. La única manera de resolver y dirimir candidaturas en un espacio así es, sin duda, ir a unas elecciones primarias, que son las de agosto, en las que los candidatos vamos a someternos a la opinión de la gente y será la sociedad la que determine quién es candidato y quién debe acompañar.

- El hecho de que el peronismo termine ofreciendo dos vertientes no es funcional al gobierno de Macri, que está debilitado y es vulnerable por la crisis?

- Lo que pasa es que hoy la dialéctica no es peronismo-no peronismo. No tenemos un espacio partidocrático. Creo que hoy la dialéctica está planteándose desde otro lugar. Hoy la sociedad argentina se está planteando la discusión de continuar con este gobierno, volver a un gobierno del kirchnerismo o plantear una alternativa nueva. Entonces, me parece que la dialéctica peronismo-no peronismo no es lo que hoy el 80 por ciento esté pensando.

- Planteemos entonces el escenario en términos de oficialismo-oposición. ¿No es funcional al oficialismo una oposición fracturada?

- Creo que no. Porque tanto el macrismo como el kirchnerismo representan realidades de poder. El kirchnerismo tiene una personalidad política tan definida y una personalidad tan fuerte por tener apoyo muy fuerte en algunos sectores que responde a otra lógica. Hay un 50 por ciento que dice que no quiere votar a Macri ni a Cristina. Con lo cual, ese cuadro no se resuelve con la dialéctica oficialismo-oposición porque la mitad de la gente dice que no está de acuerdo con Macri pero tampoco quiere votar a Cristina. Eso necesita un recipiente en el que ese porcentaje importante de argentinos se pueda expresar.

- ¿Cómo ve el panorama nacional, dominado en gran parte por la crisis económica?

- Exactamente ahí está puesta la mirada de la mayoría de los argentinos, casi de todos los argentinos. Entonces, lo que hay que hacer es entender la necesidad de las transformaciones estructurales que necesita Argentina para resolver esto. Esto no se resuelve con estrategias de maquillaje, esto necesita un cambio profundo, estructural.

- ¿Qué hay que hacer de diferente a lo que está haciendo el Gobierno?

- Esencialmente, hay que cambiar la forma de gobierno. Si seguimos haciendo lo mismo no esperemos resultados diferentes. El principal problema es la falta de confianza.

- Bueno, fue uno de los grandes fracasos de este Gobierno. Decía que iba a generar confianza inmediata y nada de eso pasó.

- Creo que se subestimó la envergadura de la crisis y se sobreestimó el prestigio de Macri como herramienta para generar confianza. El prestigio personal no genera confianza en los mercados, lo que genera confianza es un país con seguridad jurídica, competitividad, reglas de juego estables. Creo que el cambio estructural es, entonces, cambiar la forma de gobierno.

Modelo propio

- Si tuviera que definir un modelo en  cuanto a lo económico, ¿está más cerca de lo que planteó el kirchnerismo cuando gobernó o de lo que hace el macrismo?

- Creo en una Argentina desarrollista y creo que ninguna de las dos alternativas planteadas es sustentable. Hay que generar reglas de juego claras, que garantice sustentabilidad, que con eso pueda atraer inversiones y, con eso, garantizar un modelo fuertemente productivista.

- Una de las críticas al Peronismo Federal es que en muchas ocasiones acompañó proyectos del macrismo que terminaron siendo muy negativos para la población. ¿Hay una autocrítica al hecho de haber habilitado la votación de esas iniciativas de Macri?

- Nosotros garantizamos y vamos a seguir garantizando gobernabilidad hasta el último día de la gestión porque, más allá de que seamos oposición, la gente votó a Macri como presidente y tenemos que evitar que le vaya muy mal, no porque queramos cuidar a Macri sino porque queremos cuidar a los argentinos. Está demostrado que cuando a un gobierno le va mal, a la gente le va peor. La dialéctica de que la oposición sea un mecanismo para hacer que a los gobiernos les vaya lo peor posible es lo que generó la crisis endémica que vivimos.

- ¿Usted descarta un acercamiento con el kirchnerismo como opción electoral?

- Definitivamente. Lo que justamente estamos planteando es expresar a un 50 por ciento de argentinos que no quiere volver al kirchnerismo ni seguir con el macrismo. Si nosotros queremos expresar eso con algo de lo que la gente quiere, no nos va a ir bien. Nosotros estamos planteando un escenario político de una Argentina de tercios. ¿Cómo vamos a plantear una alternativa a eso con alguno de ellos dos adentro, es imposible?

- ¿Qué haría usted con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional? ¿Lo extendería, buscaría nuevas condiciones, lo abandonaría?

- Argentina tiene que plantear un modelo desarrollista y tenemos que sumar como socios a los que quieran financiar a una Argentina que crezca. Necesitamos financiamiento que genere competitividad a la industria, al campo, a la pequeña y mediana empresa. El financiamiento que estamos planteando tiene que tener una lógica atada a un modelo productivo, no a un modelo netamente monetarista como este. 

- ¿Cómo ve el posicionamiento con respecto a Bolsonaro, uno de los principales interrogantes en la región?

- Creo que Argentina tiene que desideologizar sus relaciones comerciales con otros países. Nuestro principal socio comercial es Brasil. Mas allá de tener más o menos sintonía política debemos sostener relaciones maduras sobre la base de los intereses nacionales. De ahí en más, lo que ellos hagan con su política interna es un tema de ellos.

- ¿Cómo ve la política de seguridad de Macri? 

- Hay mucho debate sobre cuestiones que obviamente tienen que ver con la lógica de debatir temas que preocupan a mucha gente. Pero el debate sobre seguridad debe incluir otras cosas: la instrumentación del nuevo Código Procesal Penal con el sistema acusatorio que todavía no se está impulsando. Hay que avanzar en acelerar la renovación del Código Penal. Hay que establecer fueros especializados. Me parece que la agenda es mucho más profunda que si se compran 300 pistolas o no en un país de 40 millones de habitantes. Hay fuerte tendencia a dar debates mediáticos y efectistas y no estructurales.



Marcos Jure.  Redacción Puntal

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas