Villa María | vacuna | Delta | Ciencia

Quinodoz aseguró que es obsoleto negar la efectividad y seguridad de la vacuna

El infectólogo local garantizó que la ciencia ya lo fundamentó. Asimismo, aclaró que la inmunización permite disminuir la mortalidad en caso de contraer la variante Delta, pero no bajar la posibilidad de transmisión

Parte de la sociedad sigue cuestionando la eficacia de la vacuna, con la variante Delta ponen en cuestión la seguridad y efectividad de las mismas a la hora de transmitir la enfermedad.

En este sentido, el infectólogo local, Darío Quinodoz aseguró que la negación sobre estas propiedades de la inmunización son obsoletas.

En este marco, garantizó que la ciencia ya no duda de su eficacia sino que llevó la discusión a “un camino de la sociedad globalmente” inoculada para ponerle freno a la pandemia.

“El mundo y la ciencia van hacia una expansión masiva de la vacuna y hacia una mayor cantidad de dosis. Todo lo contrario al planteo de porque se debe colocar la dosis”, confirmó el profesional.

Asimismo, agregó: “Necesitamos de la vacuna para que esto algún día sea un recuerdo. No tenemos alternativa”.

Vacuna y variante Delta

El agente sanitario comentó que muchos países dieron marcha atrás con la recomendación de no usar el barbijo, “porque la efectividad de la vacuna, cuando se trata de la cepa Delta, se altera totalmente a la hora de prevenir infecciones”.

En este sentido, explicó que la dosis sigue otorgando un nivel de protección frente a casos graves “pero pierde la capacidad de prevenir la infección, baja bastante pero si la persona se infecta, es más leve”.

“Lo que pasa es que el vacunado que se contagia de otra cepa, incluida de la Manaos, también previene la transmisión. Si estoy vacunado y me infecto, la respuesta de anticuerpos que yo tengo logra que la carga viral no sea tan alta, tengo una enfermedad leve y tengo poca posibilidad de transmitir”, informó.

Sin embargo, en caso de que la persona se contagie con la Delta, expuso que “la vacuna pierde ese efecto protectivo frente a la transmisión a alguien más, porque la carga viral es 1.200 veces superior a las otras”.

Por lo que para la transmisión a otros ciudadanos, “no disminuye la posibilidad. de transmitir”, recalcó y agregó: “Por eso es muy importante el uso complementario del barbijo”.

Sobre los fundamentos que provocan esta situación, Quinodoz justificó que se debe a “la capacidad replicativa muy alta” siendo la carga viral alcanzada superior a las restantes variantes.

“La vacunación no es obligatoria, por ende, la decisión final la tiene la persona. Pero no se trata de eso, ni de la vacuna, porque sigue protegiendo a nivel individual y de la comunidad”, acentuó.

Discusión

“Hoy la discusión es cuando nos re-vacunamos, cuantas dosis son necesarias, en que subgrupo de personas son necesarias más”, expuso y continuó: “Estamos trabajando con una cuestión expansiva de la vacuna. Estamos yendo hacia un mundo globalmente vacunado, en el que se están superando las inequidades en la distribución”.

En este sentido, señaló que visibilizan un horizonte “donde todo el mundo tiene que ser inoculado, donde se avance con las vacunas y en esto, para nada se esta dejando de lado”.

“Tenemos que salir de ese pensamientos que las vacunas son malas o que te meten imanes. Hoy la ciencia no pone eso en discusión”, ratificó.

Asimismo, detalló que hoy se busca que el 90% de la población mundial este vacunada. “Mientras no ocurra, las cepas van a seguir circulando porque la variable Delta es muy transmisible y por cada persona, se infectan varias más”, advirtió.

En consecuencia, justificó: “La transmisión exponencial de esta cepa es mucho mayor que la original, entonces hay que vacunar”.

En torno a quienes ponen en tela de juicio la seguridad y efectividad de las vacunas, dio a conocer que “la epidemia de personas internadas y muertas, son mayormente ciudadanos no vacunados”. “Podríamos decir que el Covid moderado y grave se produce en estas personas”, alegó.

Con al cepa delta se sigue necesitando el barbijo, el distanciamiento, el lavado de manos, la ventilación y la vacunación, dijo.

En este sentido, destacó que se debe mantener las medidas de bioseguridad para no contagiarse de ninguna variante y la vacuna, porque en el caso que sea la Delta habrá “muchísimos casos pero menos personas internadas”.

La persona puede contagiarse estando vacunada y si no tiene el combo de protección, se va a contagiar de cualquier variante, apuntó y siguió. “La diferencia es que la Delta es más transmisible y es una cuestión inherente al virus”.

Vacuna

“La vacuna debe ser de interés público y a mi criterio de carácter obligatorio. Toda las dudas que podía llegar a tener la gente han sido disipadas”, enfatizó.

“Las publicaciones científicas han agotado el tema. Sabemos que la vacuna es segura y efectiva. Incluso se están desarrollando dosis que van a contemplar todas las variantes virales incluída la Delta”, resaltó Quinodoz.

Para finalizar, el profesional de la salud remarcó: : “Hay países que ya trabajan con tres dosis, la misma cantidad que sabemos son necesarias para pacientes inmunocomprometidos”.