Policiales | Valeria |

Confirman que el campo donde encontraron a Valeria era de la familia del presunto femicida

La mujer estaba enterrada y su cuerpo fue hallado el sábado luego de una intensa búsqueda

El cuerpo de Valeria Alejandra Gancedo, la mujer de 36 años encontrada asesinada el pasado sábado en la localidad de Oncativo después de haber estado desaparecida una semana, fue enterrado en un campo de la familia de su expareja, que sigue detenida por el femicidio, y los investigadores creen que la muerte se produjo varios días antes del hallazgo.

Fuentes de la pesquisa informaron a Télam que el acusado, identificado como Alejandro Quinteros, fue quien reveló a la Justicia dónde se hallaba el cadáver de la víctima.

De acuerdo con la investigación, el sospechoso “hizo una fosa y la enterró”, dijo un vocero de la investigación, que explicó que el ocultamiento del cuerpo se produjo en un campo de la familia Quinteros, situado entre las localidades de Oncativo e Impira, en el este de la provincia de Córdoba.

Denuncias cruzadas

Según las fuentes, en ese predio rural el hombre se desempeñaba como ingeniero agrónomo, por lo tanto conocía con detalles el terreno.

Gancedo y el ahora detenido tenían denuncias cruzadas por violencia familiar, por lo que existía una orden de restricción, cuya prórroga no fue renovada una semana antes del hecho por pedido de la propia víctima.

La orden de restricción se había vencido el pasado 23 de noviembre y fue el lunes 27 de ese mes que fueron vistos juntos por última vez, acompañados del hijo de ambos, quien el miércoles 29 cumplió 5 años.

Lo ocurrido es investigado por el fiscal de instrucción de Río Segundo, Manuel Ayan, quien ya pidió que el sospechoso siga detenido en la cárcel Bouwer y, a su vez, evalúa modificar la imputación en las próximas horas a “homicidio doblemente calificado por mediar vínculo y violencia de género”.

Estaba en descomposición

En tanto, los peritos advirtieron que el cuerpo de Gancedo ya “había iniciado el proceso de descomposición”, por lo que se desprende que el crimen se habría consumado en los primeros días de la semana pasada, a la vez que indicaron que no había indicios de lesiones en los brazos ni en la cara.

El fiscal aguarda los resultados de la autopsia para determinar cuándo, cómo y dónde mataron a la mujer y a partir de esos datos indagar luego al acusado.