Internacionales | Venezuela | crisis |

Las Fuerzas Armadas denunciaron un golpe y dieron su respaldo a Maduro

Lo expresaron durante un acto presidido por el ministro de Defensa. A su vez, la Corte Suprema también transmitió su apoyo al mandatario. La OEA debate la situación y EE.UU. pidió una sesión del Consejo de la ONU

Las Fuerzas Armadas de Venezuela dieron ayer un espaldarazo al presidente Nicolás Maduro, al calificar de "golpe de Estado" en marcha la autoproclamación del líder parlamentario opositor, Juan Guaidó, como mandatario interino con respaldo internacional.

"Alerto al pueblo de Venezuela que se está llevando un golpe de  Estado contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo", aseguró el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, flanqueado por la cúpula militar, señalando a "sectores de ultraderecha" auspiciados por "agentes imperiales".

Poco antes, ocho generales que comandan las regiones estratégicas del país ratificaron su "lealtad y subordinación absoluta" al mandatario socialista. "Leales siempre, traidores nunca", dijeron.

Del máximo tribunal

En una sesión solemne, el mandatario socialista también recibió el apoyo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista), que el miércoles ordenó a la Fiscalía investigar penalmente a los miembros del Parlamento -de mayoría opositora-, al acusarlos de usurpar las funciones de Maduro.

"En Venezuela se está gestando un golpe de Estado con la anuencia de gobiernos extranjeros", aseguró el presidente del TSJ, Maikel Moreno, en el acto al que también asistió el alto mando militar.

Las Fuerzas Armadas, que se autodefinen chavistas y "antiimperalistas", son el principal sostén de Maduro, y aunque aseguran estar unidas, han mostrado fisuras. En la más reciente, 27 militares fueron detenidos el pasado lunes tras uan sublevación.

El miércoles, Guaidó llamó a las Fuerzas Armadas a ponerse "al lado del pueblo y de la Constitución" y les reiteró la oferta de amnistía a quienes desconozcan a Maduro. "Pero el mayor impedimento para que asuma en la práctica es el alto mando militar", opinó el analista Diego Moya-Ocampos.

"La clave siempre ha estado dentro, en la articulación de la oposición (avanzando) y el apoyo militar (incierto). Pero ahora Maduro, por error, pone a la comunidad internacional en el máximo nivel de protagonismo. Y ahí tiene mucho más que perder", analizó el politólogo Luis Vicente León.

La tensión política también se siente en las calles. Disturbios en el marco de protestas contra Maduro dejaron al menos 26 muertos desde el lunes.

Argumentando estar facultado por la Constitución, Guaidó, de 35  años, se autoproclamó el miércoles como "presidente encargado" para, dijo, "lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres".

De inmediato, fue reconocido por Estados Unidos, Canadá y una  decena de países de América Latina.

En la OEA

En una sesión sobre Venezuela, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, llamó a la Organización de Estados Americanos (OEA) a reconocer a Guaidó. A título personal, el secretario general, Luis Almagro, le dio su  apoyo.

Estados Unidos fue más allá y pidió una reunión del Consejo de  Seguridad de la ONU sobre Venezuela para mañana.

La UE, prudente, pidió "elecciones libres" sin reconocer a Guaidó, lo que sí hizo el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, asegurando que "¡Maduro tiene que irse ya!".

Guaidó, quien según una fuente de oposición "está en resguardo"  en un lugar no precisado, seguía recibiendo mensajes y llamadas de  apoyo de mandatarios, entre ellos el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Medio centenar de países consideran "ilegítimo" el segundo mandato que inició Maduro el 10 de enero, por considerar que los comicios en los que fue reelegido -boicoteados por la oposición- fueron fraudulentos.

Pronunciamiento del Papa

De visita en Panamá, el Papa Francisco dijo, a través del portavoz interino de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, que apoya "todos los esfuerzos para ahorrar sufrimientos a los venezolanos".

Como respuesta al decidido respaldo de Washington a Guaidó, Maduro anunció que rompe relaciones con Estados Unidos y dio 72 horas a sus diplomáticos para abandonar el país, pero el gobierno estadounidense no reconoce esa decisión y anunció que tomará medidas si su personal es puesto en "peligro".

En un comunicado a todas las embajadas, Guaidó, a quien Maduro considera un "títere" de Trump, les pidió "mantener su presencia diplomática".

"Pero lo que verdaderamente afecta o pone en entredicho la capacidad de gobernar del régimen de Maduro son medidas de corte  económico o financiero", advirtió  el especialista Mariano de Alba.

Estados Unidos compra a Venezuela un tercio de su deprimida producción de 1,4 millones de barriles diarios -fuente del 96% de divisas-. Según Maduro, sus enemigos quieren apropiarse de las mayores reservas de oro negro del planeta que tiene la nación sudamericana.

"Trump probablemente exploraría la posibilidad de congelar activos de Venezuela y podrían agregarse sanciones petroleras", opinó Eurasia Group. 

El agravamiento de la crisis ocurre en medio de la peor debacle económica en la historia moderna del país petrolero, con escasez de alimentos y medicamentos y una hiperinflación que el FMI proyecta  en 10.000.000 por ciento para 2019.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas