Internacionales | Venezuela | maduro | Guaidó

Maduro intenta frenar a Guaidó

El fiscal general pidió a la Corte Suprema que prohíba al presidente interino salir del país, realizar transacciones de bienes y el congelamiento de sus cuentas. EE.UU. advirtió que habrá serias consecuencias si sufre represalias

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, echó mano ayer de sus aliados en la Justicia para enfrentar al autoproclamado mandatario interino, el opositor Juan Guaidó, fortalecido por las sanciones petroleras que impuso Estados Unidos para asfixiar al gobierno socialista. 

El fiscal general Tarek William Saab, que se define chavista, pidió ayer al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista) que prohíba a Guaidó la salida del país, la transacción de bienes y congele sus cuentas.

"Permítanme reiterar: habrá serias consecuencias para aquellos  que intenten subvertir la democracia y dañar a Guaidó", reaccionó  en Twitter el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton.

Saab explicó que las medidas forman parte de una investigación contra el líder opositor al acusarlo de “actos que han dañado la paz de la República” y por supuesto la “economía y el patrimonio nacional”.

Tras conocer la medida, Guaidó dijo no estar sorprendido porque  forma parte de una cadena de "amenazas" en su contra y del Parlamento de mayoría opositora, que preside.

"No estoy desestimando una amenaza de cárcel. Muy responsablemente les digo que nada nuevo hay bajo el sol. La única respuesta del régimen es persecución, represión", precisó a la prensa.

El Congreso, al que el TSJ declaró en 2016 en desacato y nulas todas sus decisiones, debatió vías para lograr un gobierno de transición y elecciones "libres", lo que Maduro denuncia como parte del guión de un golpe de Estado dirigido por Estados Unidos.

Estados Unidos aumentó su presión al aprobar el lunes sanciones contra la estatal petrolera PDVSA    -fuente del 96% de ingresos de Venezuela- y congelar cuentas y activos venezolanos.

"Esta medida busca evitar que continúe el saqueo. El país podrá  utilizar esos fondos una vez que cese la usurpación", afirmó  Guaidó,  mientras Maduro anunció acciones legales contra lo que consideró un "robo" por parte del gobierno de Trump.

La sanción llega en momentos en que el país y PDVSA están en default y su producción petrolera se encuentra en el nivel más bajo de las últimas tres décadas, 1,3 millones de barriles diarios. 

EE.UU. no descarta más sanciones

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, manifestó además ayer que Washington considera "sanciones adicionales" para proteger los activos venezolanos.

"Los impactos inmediatos son inconmensurables. La estrategia adoptada por Estados Unidos es provocar un colapso en el sistema económico de Venezuela para obligar la salida" de Maduro, advirtió el economista Luis Vicente León.

Según analistas, en el corto plazo el mandatario socialista recurriría a sus principales aliados: China, Rusia, Turquía e Irán.

Rechazo de Rusia y China

Rusia calificó ayer de "ilegales" las sanciones contra PDVSA. Pekín, que como Moscú acusó a Washington de "injerencia", aseguró que "complicarán la situación de la gente". 

La profundización de la crisis ocurre en plena debacle de la otrora potencia petrolera, con escasez de alimentos y medicamentos y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para este año.

Mientras tanto, los opositores se movilizarán hoy para exigir a los militares, sostén de Maduro, que le retiren el apoyo y ofrecerles una amnistía si ayudan con una transición, lo cual la cúpula castrense calificó de un "engaño".

Ayer Guaidó amplió el pedido al Poder Judicial: "A quienes hoy están en la sede del TSJ: el régimen está en su etapa final. ¡Esto es indetenible y ustedes no tienen que sacrificarse con el usurpador y su banda!".

El lunes Bolton pidió directamente a los militares "que acepten la transición pacífica, democrática y constitucional del poder".

Al ser consultado por la prensa sobre si Trump consideraba involucrar al Ejército estadounidense en Venezuela, Bolton respondió: "Todas las opciones están sobre la mesa".

"Hago responsable a Donald Trump. Tendrá las manos llenas de sangre si llevan a Venezuela una violencia parcial o generalizada", reaccionó Maduro, quien rompió relaciones diplomáticas con Estados Unidos por reconocer a Guaidó.

“Guerra psicológica infantil”

Maduro tildó ayer de "guerra psicológica infantil" la política exterior de Estados Unidos al referirse a las notas que Bolton dejó ver en su libreta en una rueda de prensa y que decían "5.000 soldados a Colombia".

La ofensiva de Guaidó continuará el sábado con una marcha de respaldo al plazo de ocho días -que vence el domingo- dado a Maduro por España, Francia, Alemania, Reino Unido, Holanda y Portugal para que acepte comicios libres so pena de reconocer al opositor como presidente encargado.

"Quiero decirle al ultimátum: párate Unión Europea, respira, piensa, respira 10 segundos. Piénsalo bien, no te metas detrás de la cola de la política intervencionista de Trump", advirtió el presidente Maduro.

Guaidó, de 35 años, se autojuramentó luego de que el Congreso declarara a Maduro "usurpador" por asumir el 10 de enero un segundo mandato que -como gran parte de la comunidad internacional- considera ilegítimo por ser resultado de elecciones denunciadas como "fraudulentas".

El Gobierno volvió a llamar a una negociación y saludó gestiones de México y Uruguay en las Naciones Unidas. Pero el opositor ha reiterado que no se prestará para "diálogos falsos".

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas