Villa María | vida | perro | pareja

Pareja de villamarienses recorre el sur del país en bicicleta junto a su perro

Virginia, Santiago y "Carucha" están realizando su tercer viaje. Esta vez con destino a El Calafate, pero ya han pedaleado por todo el país y Uruguay. "Para nosotros es una experiencia, una forma de vida", le dijeron a Puntal

Decisión de vida. Virginia González y Santiago Juárez viven a bordo de sus bicicletas, para ellos es cultura y una forma de experimentar todos los días.

Esta pareja de villamarienses que viaja por las rutas argentinas y de países limítrofes tiene un tercer integrante que es su perro, “Carucha”.

Es el tercer viaje que realizan y salieron de Villa María el 23 de octubre con la idea de llegar a El Calafate para conocer los glaciares.

Tienen una hoja de ruta pero esta puede ir cambiando en el medio y por diferentes motivos.

En medio del viaje de vida, Puntal Villa María dialogó con Santiago y Virginia, que contaron su historia: “Hace mucho tiempo que estamos involucrados en el mundo de las bicicletas y su uso en la ciudad como forma de transporte”.

Una experiencia particular junto al pedal: “Viajamos con nuestro perro “Carucha”, nos acompaña desde el primer viaje, es parte de la familia y al hacerlo en bicicleta no tenemos inconvenientes”, dice Virginia en uno de los descansos que tiene el recorrido que realizan.

Este trío de villamarienses, claro porque “Carucha” también ha sido parte de cada uno de los viajes, no es la primera vez que salen a la ruta:“Es el tercer viaje largo. Una vez hicimos Villa María - Bariloche, fue hace cinco años y tardamos cuatro meses y también viajamos desde nuestra ciudad hasta Uruguay, pasamos por toda la costa uruguaya hasta llegar a la frontera con Brasil. El viaje no tiene un objetivo sino que es por placer”.

-¿Cómo solventan el viaje?

- Los dos trabajamos en forma independiente. Más allá de eso, no demanda muchos gastos. Además tenemos la venta de postales que hacemos, flores silvestres, pintadas a mano y acuarela.

-¿Cuál es la reacción de la gente cuando ven a Carucha viajando en bicicleta con ustedes?

-La gente te ayuda mucho con hospedajes, brindando un espacio para acampar, por ejemplo.

Para mucha gente puede resultar una incomodidad, pero a nosotros nos resulta todo lo contrario, a pesar de que en algunas situaciones no las podemos hacer por estar con él, como entrar a un Parque Nacional, llama mucho la atención y la gente se acerca.

-¿Con qué se han encontrado en este viaje en particular?

-El viaje es muy lento con lo cual pasan muchas cosas positivas, va más allá de los lugares, suceden muchas situaciones con las personas, cómo nos reciben.

-¿Cuál es el objetivo de la experiencia?

- Estar en ruta, pedaleando, es una motivación. Lugares y paisajes nuevos. No es el hecho de hacer distancia, sino a eso lo podríamos hacer en Villa María todos los días. Es otra cosa, llenarse de otras cosas.

Sobre el contexto que varía según el lugar que van transitando, la pareja de villamarienses comentó: “Todos los días estás en un lugar nuevo, esto lleva a que no se puede prever dónde vas a dormir, comer o bañar. Las cosas hay que resolverlas cuando llegás al lugar y eso nos expone de manera positiva a otras realidades. Todo se da en forma espontánea y aprendimos en este tiempo a disfrutarlo”.

Para finalizar y en realación a la ruta que realizan, expresaron: “Tenemos una hoja de ruta pero puede variar por diferentes motivos. No es una aventura ni vacaciones largas, es una experiencia de vida, una forma lenta de viajar y no deja de ser para nosotros la vida misma en movimiento”.

Disfrutando. De todo y exponiéndolo con placer, Santiago y Virginia, junto a “Carucha” seguirán conociendo lugares y personas, alimentando una vez más su filosofía y elección de vida.

Travesía1.jpeg