La exgobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal aseguró que le "gustaría ser presidenta", pero aclaró que no está "desesperada" por el cargo y dijo que "será si tiene que ser".

Asimismo, añadió: "Nuestro candidato a presidente es aquel que pueda ganarle al kirchnerismo. Nuestro objetivo debe ser ganarle a este Gobierno y estar unidos para terminar con esta etapa de incertidumbre".

La oposición no está exenta de sus propios debates internos que atraviesan la oposición y la incorporación del liberal Javier Milei parte aguas en Juntos por el Cambio, ya que los referentes del radicalismo se manifestaron en contra de sumar al economista a la coalición, mientras que algunos sectores del Pro no lo ven con malos ojos.

Vidal evitó hablar del tema tras argumentar que el diputado de La Libertad Avanza aclaró que no pretende sumarse a JxC. "No tiene sentido discutirlo", manifestó.

"(Javier) Milei es el síntoma, no la enfermedad. Su surgimiento interpela a toda la casta política y refleja el hartazgo y el enojo que tiene justificadamente una parte importante de los argentinos por la falta de respuesta", definió la diputada.

En tanto, envió un mensaje al sector de la sociedad del que habló: "No somos todos iguales, no es la misma política la que estaba en la plaza que puede caminar entre la gente porque no tiene causas de corrupción".

Además, afirmó: "Desde Juntos por el Cambio gobernamos y aprendimos, hemos construido equipos sólidos y hemos dado pelea contra la casta de la que Milei habla, contra (Hugo) Moyano, contra el ´Pata´ Medina, a los Castillo que recibieron condenas por parte de la Justicia, contra el narcotráfico y a los que traban el crecimiento de la Argentina. Una cosa son las ideas y otra muy distinta es llevar adelante las transformaciones".