Villa María | Viernes Santo | pandemia | vía crucis

Viernes Santo: masiva muestra de fe tras dos años de pandemia

Fieles de la ciudad se sumaron al Vía Crucis organizado por las iglesias católicas de Villa María. "Le pedimos a Dios que pueda mover los corazones hacia la paz, que es algo que construimos nosotros", dijo el padre Sebastián Luna

Tras dos años sin celebración pública por la pandemia, el regreso a la tradicional celebración del Viernes Santo estuvo marcado por una importante convocatoria de vecinos que se sumaron, desde La Gruta “Virgen de Pompeya” hacia el punto final que fue el Cristo Redentor.

“Para nosotros fue la intención de marcar esta posibilidad de volver a compartir pública y comunitariamente la fe. En el 2020 tuvimos por primera vez en la historia una Semana Santa sin celebraciones por lo cual es un momento comunitariamente importante”, destacó el párroco Sebastián Luna.

Para nosotros fue la intención de marcar esta posibilidad de volver a compartir pública y comunitariamente la fe. En el 2020 tuvimos por primera vez en la historia una Semana Santa sin celebraciones por lo cual es un momento comunitariamente importante Para nosotros fue la intención de marcar esta posibilidad de volver a compartir pública y comunitariamente la fe. En el 2020 tuvimos por primera vez en la historia una Semana Santa sin celebraciones por lo cual es un momento comunitariamente importante

Asimismo, el referente religioso destacó que el mensaje principal para esta celebración de pascuas es la paz, “es un tema que recorre a nivel mundial el pedido a Dios, que pueda mover los corazones hacia la paz, que es algo que construimos nosotros, cuando deponemos las actitudes de egoísmo, cuando hacemos crecer la actitudes de servicio y de preocupación por los otros. Nosotros somos quienes hacemos la guerra y también quienes construimos la paz, esto sirve para pensar en el conflicto entre Ucrania y Rusia, pero también para nuestro país o nuestra familia”, expresó quien está a cargo de la Parroquia Nuestra Señora De Lourdes.

Reencuentro

Sobre la importante convocatoria que tuvo el evento, el párroco Sebastián Luna precisó que en la oportunidad muchas personas volvieron al encuentro con las relaciones comunitarias y los sacramentos. “Manifestaron la necesidad de la presencia de la fe y la oración. Por otro lado creo que la pandemia ha dejado efectos secundarios como situaciones estresantes, pérdidas y personas que sufrieron los tiempos de aislamiento”, opinó.

En esa línea, Luna reflexionó sobre la participación de los vecinos, “estos actos propios de la Semana Santa que tienen el Vía Crucis o Domingo de Ramos están intactos en el corazón de la gente”, dijo y aclaró que el domingo último la participación fue amplia, tal como se observaba previo a la pandemia, “quizás, de la celebración de semana el día que más convoca”, indicó.

Este año, el Vía Crucis tuvo la particularidad que fue organizado en conjunto todas las parroquias de la ciudad. “También es un signo de fe, nos parece que frente al mundo que está viviendo situaciones muy dolorosas, corremos el peligro de perderle o no encontrarle sentido al dolor”, declaró Luna, quien ofició de guía en la marcha que se llevó ayer en la zona de la costanera, con multitudinaria participación de vecinos y vecinas que se acercaron con antorchas y velas encendidas para acompañar.

“La cruz de Jesús es lo que nos da sentido, entendemos que el dolor puede tener un sentido y lo hacemos cuando vemos a Cristo resucitado”, puntualizó el religioso.

La cruz de Jesús es lo que nos da sentido, entendemos que el dolor puede tener un sentido y lo hacemos cuando vemos a Cristo resucitado La cruz de Jesús es lo que nos da sentido, entendemos que el dolor puede tener un sentido y lo hacemos cuando vemos a Cristo resucitado

Mensaje de esperanza

El Vía Crucis dejó una masiva muestra de fe tras 2 años de pandemia; el párroco Luna advirtió que es una fecha que busca llevar un mensaje de esperanza.

“Cuando parecía que todo estaba perdido, con claros signos de la derrota y signos de la muerte, Dios de pronto hace brotar la vida como un signo de plenitud. Eso que pasa en Jesús resucitado, esperamos que pase en nuestro corazón”, dijo el padre Luna.

Y añadió: “Que pase sanando nuestras relaciones humanas, sociales, familiares. Esperamos que pase esta Pascua de Jesús también de divina resurrección porque le encontramos sentido a la historia”, completó Sebastián Luna en diálogo con este medio.

Que pase sanando nuestras relaciones humanas, sociales, familiares. Esperamos que pase esta Pascua de Jesús también de divina resurrección porque le encontramos sentido a la historia Que pase sanando nuestras relaciones humanas, sociales, familiares. Esperamos que pase esta Pascua de Jesús también de divina resurrección porque le encontramos sentido a la historia

Por último, el referente de la iglesia católica dijo, tras culminar la actividad: “La Pascua es un signo de esperanza, aunque todo parezca que ha terminado, Dios siempre tiene un camino para hacer brotar la vida”, culminó.

Hoy se realizarán confesiones de 9 a 12 horas y a las 20 horas la misa de Pascua en la Capilla del Valle, mientras que a las 21 comienza la vigilia pascual.

El domingo la misa central se realizará a las 20 horas en la Iglesia Catedral.