Villa María | Villa María | ciudad | política

Pro Villa María convocó a profesionales locales para hablar de política

Encabezó la reunión el legislador Capitani, quien aseguró que buscan "poner en agenda" las problemáticas que tiene la ciudad. Hubo representación de diferentes sectores

En el Sport Social Club se llevó a cabo este fin de semana una mesa de pensamiento político, jornada organizada por Pro Villa María.

Participaron de la actividad funcionarios locales de mencionada fuerza política como así también profesionales de los sectores empresarial, productivo y educativo, entre otros.

El primero en tomar la palabra fue el legislador provincial Darío Capitani, quien destacó que en la actualidad “existe un gran descontento de la comunidad en todos los estamentos que tienen que ver con la realidad política que se vive”.

El funcionario aprovechó la oportunidad para aclarar que “no es el tema del día hablar de candidaturas, ni del acomodamiento de la dirigencia política”.

Finalmente, antes de dar paso a los invitados, enfatizó: “Hoy la ciudad vive un proceso de descontento en relación con la gestión local. Hay una creciente opinión en la mayoría de los villamarienses con un deseo de cambio, que tiene que ver con sustentos reales que son el inicio del fin de una curva de los últimos 22 años de esta gestión”.

Ronda de discursos

El primero en animarse a tomar el micrófono para romper el hielo fue Rodolfo Banchio, creador y fundador del Parque Industrial Logístico y Tecnológico (PILT) de Villa María, quien habló sobre “la falta de normas modernas” en el Estado.

“No serviría de nada tener una excelente ciudad en un país que se cae”, aseguró Banchio, quien además hizo hincapié en que es fundamental que los gobiernos “se conviertan en creíbles” y “tengan valores”.

Por su parte, el profesor de la cátedra de Filosofía de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), Carlos Daniel Lasa, comentó que bajo su percepción el problema de la sociedad está en “no advertir la crisis”, a la vez que acentuó que se trata de “una cuestión cultural argentina”.

La profesional María Cristina Martín, docente abocada a la integración en el sistema educativo de niños y adolescentes con discapacidad, destacó la falta de rampas en la ciudad.

“Las veredas están rotas y no hay manera de cruzar de una cuadra a la otra con una silla de ruedas o un cochecito para bebés”, expuso la mujer.

Por otra parte, Tamara Villarreal, involucrada en el área de educación de barrios periféricos, comentó que los adolescentes no encuentran motivación para ir al colegio. “Mucha gente ha perdido el hábito del trabajo”, mencionó.

Presente en el encuentro, el doctor Risso aseguró que “es una tarea municipal que los chicos vayan a la escuela”.

“Se habló también del tema drogadicción y de que los chicos sean detectados y se les dé la asistencia correspondiente, pero de nada sirve que vayamos a buscarlos si no combatimos los lugares de ventas de drogas y eso no depende sólo de la educación, sino también de la seguridad”, concluyó.

La concejal local Karina Bruno también volcó su opinión en el encuentro. “Creo que hay que volver a dotar a los Centros Vecinales de la razón social que tienen. Hoy ni siquiera son un canal para las problemáticas del barrio. Debemos volver a que el Municipio tenga el rol que debe tener, que es atender las cosas cotidianas de la gente, más allá de la proyección, de la planificación y las grandes obras”, afirmó.