Villa Nueva | Villa Nueva | testigo | robo

Un testigo ocasional, la clave para echar luz sobre un hecho de robo acaecido en un templo evangélico

El pastor de la iglesia, Sebastián Saldaño, contó de qué manera lograron recuperar parte de los artefactos sustraídos en el establecimiento y dijo que tuvieron que reforzar la seguridad del lugar

El pastor de la Iglesia Catedral de Alabanza, Sebastián Saldaño, brindó detalles que no se conocían del robo que tuvo lugar semanas atrás en Villa Nueva, en el templo evangélico de calle Libertad al 600, episodio que pudo ser esclarecido gracias a los datos que acercó un testigo ocasional.

Según explicó, el ilícito ocurrió durante la madrugada del domingo 26 de mayo, horas después de dar cierre a una reunión nocturna que se realizó dentro del mismo templo.

“Esa noche nosotros tuvimos una actividad hasta cerca de la medianoche. A la mañana siguiente, a las 5.30, aproximadamente, volvimos porque teníamos otra reunión con el grupo. Calculamos que en ese interín, entre la 1.30 y las 5.30, ingresaron al templo”, reconstruyó el pastor.

“Entraron por una puerta ventana que es de plástico y que rompieron y partieron al medio para luego abrir la puerta. Robaron un piano, después subieron y se llevaron la consola, eran los dos objetos de mayor valor.También se robaron una lata de pintura nueva y varios alargues”, sostuvo el religioso.

Saldaño reconoció que hubo una persona que fue fundamental para la investigación. “Un testigo dijo que vio una persona llevándose un piano. Primero pensó que se trataba de una actividad de la iglesia, pero cuando se enteró por las redes y por el periodismo que se habían robado el piano, relacionó todo lo que había ocurrido. Cuando yo estaba haciendo la denuncia, esta persona llegó y se ofreció como testigo para contar lo que había visto”, relató el entrevistado.

En los allanamientos que llevó adelante la Policía horas más tarde, además de hallar el piano, también se incautaron drogas, dólares presuntamente apócrifos y hasta armas de fuego. Asu vez, dos personas quedaron detenidas.

El pastor también contó cómo fue que recuperaron la consola, otro de los elementos sustraídos. “El sábado pasado, a la noche, una persona fue a entregar la consola de manera voluntaria. Nos dijo que la había comprado y que no sabía que era robada”.

Por último, mencionó que tuvieron que reforzar la seguridad del espacio colocando rejas para no sufrir otra situación de esas características.