Policiales | Villa | fiestas | clandestinas

Madrugada y descontrol: un apuñalado, cuatro fiestas desactivadas y dos heridos graves por accidentes de tránsito

Personal policial fue llamado a intervenir en Villa María, Villa Nueva, Pasco y La Playosa. Un joven de 18 años fue asistido en el Pasteur tras recibir varios puntazos. Por este hecho hay un detenido

En pocas horas, personal policial fue llamado a intervenir en cuatro fiestas clandestinas, dos accidentes con heridos graves y un apuñalamiento. Los hechos ocurrieron durante la madrugada del domingo. En cada uno de estos episodios, hubo jóvenes involucrados.

Le asestó varios puntazos

Pasada la medianoche, un joven de 18 años ingresó por la guardia del Hospital Pasteur con varias heridas punzocortantes en su cuerpo (las mismas se hallaban en ambos brazos, en el glúteo y a centímetros del tórax izquierdo). Afortunadamente, el adolescente, que apenas superaba la mayoría de edad, no presentó daños en sus órganos.

Tras el sangriento hecho, la Fiscalía de Instrucción de Segundo Turno, a cargo de Juliana Companys, comenzó con las averiguaciones.

Por lo que se pudo saber, el violento acto ocurrió en una plaza situada en barrio Parque Norte, a orillas de Avenida Independencia. En el lugar, un joven de 21 años le asestó al menos cuatro puñaladas a otro sujeto. Los motivos que generaron el pleito no fueron proporcionados por la Policía.

La detención del agresor se produjo en horas de la tarde. ¿La imputación? Lesiones leves.

Otra vez, las reuniones clandestinas

Las fiestas clandestinas volvieron a ser recurrentes este fin de semana. A las cuatro reuniones que la Policía desactivó en la madrugada del sábado se sumaron otras cuatro más, las que se desarrollaron en esta ciudad, en Villa Nueva y en Pasco.

En Villa María se llevaron a cabo dos procedimientos. Primero fue en un boliche de barrio Almirante Brown, donde se comprobó la presencia de al menos 300 personas.

Al parecer, el espacio conocido como “Liverpool” contaba con habilitación para permitir el ingreso de tan sólo 40 personas, cantidad que fue ampliamente superada.

El responsable de la reunión fue notificado por infringir el artículo 205 del Código Penal, mientras que el espacio quedó momentáneamente clausurado.

Horas más tarde, en barrio Ameghino, en calle San Juan 2160, personal de la Departamental puso fin a otra celebración que también congregaba cerca de 300 personas.

El evento habría sido organizado por un menor de 16 años. Por tal motivo, el adolescente fue entregado a su madre, de 36 años, quien debidamente se hizo responsable por la reunión.

Otros procedimientos por fiestas clandestinas se desarrollaron en Pasco y Villa Nueva. En la primera de las citadas localidades, un local comercial llamado “Estación Mitre” habría superado la capacidad máxima de personas, ya que se encontraba habilitado para recibir 50. Desde la Policía notificaron que el lugar se hallaba desbordado y que no cumplía con las medidas de bioseguridad.

El último de los operativos se efectuó en un domicilio de calle Los Tulipanes, en Villa Nueva, donde se constató que había más de 20 personas. Si bien no se logró divisar la cantidad precisa de jóvenes, el responsable, de 21 años, fue informado por infringir el Código Penal.

Heridos graves

Dos jóvenes motociclistas, de 24 y 28 años, fueron trasladados en la madrugada del domingo al Hospital Pasteur tras protagonizar accidentes en Villa María y La Playosa.

El primero ocurrió en esta ciudad, en inmediaciones del Anfiteatro Municipal. Allí, Ricardo Martín Moreno, de 28 años, por causas que no se establecieron, perdió el control de su rodado y cayó sobre la carpeta asfáltica.

En consecuencia, fue trasladado al nosocomio de barrio Ramón Carrillo, donde personal médico le diagnosticó lesiones de carácter grave por hematoma subdural lateral derecho.

El siniestro más grave tuvo lugar en La Playosa, donde un joven de 24 años, identificado como Isaías Arredondo, perdió el equilibrio de su ciclomotor e impactó contra un camión marca Fiat Iveco que se encontraba estacionado en la vía pública.

El accidente provocó gravísimas heridas en Arredondo, a quien le diagnosticaron traumatismo craneoencefálico, fractura frontal y hundimiento de cráneo. Al cierre de esta edición, el joven permanecía grave en la unidad de terapia intensiva (UTI). Médicos evaluaban si era necesario practicar una cirugía, debido a la gravedad del pronóstico.