Deportes | villanovense | equipo | vóley

Lisandro Zanotti, campeón de Europa: "Es algo increíble, una locura hermosa"

El voleibolista villanovense se consagró con su equipo Narbonne de la Challenge Cup, tras vencer en un partido agónico al Ankara de Turquía en set dorado de 15 puntos. "Lechuga", capitán y referente, levantó la soñada copa

En las nubes. El villanovense, Lisandro Zanotti hizo historia junto a su equipo Narbonne, tras conseguir la Challenge Cup de vóley en Europa ante Ankara de Turquía.

Fue una verdadera hazaña lo que lograron Zanotti, capitán del equipo, y sus compañeros.

Tras una derrota por 3 sets a 0 en Estambul, la semana pasada, el martes por la noche en Narbona tenían que ganar sin ceder más de un set y lo hicieron al perder solo el segundo set (25-22, 22-25, 25-23, 25-19).

El título de la Challenge Cup se decidió entonces en un set dorado de 15 puntos, donde los dirigidos por el argentino Guillermo Falasca iniciaron de la mejor manera posible, tomando rápidamente la delantera (5-1). Tras la vuelta de Ankara, los narbonenses mantuvieron la calma para una final apasionante en su estadio ante 3.600 espectadores.

Una final de película y un cierre con un deportista local, “Lechuga”, quien levantó el trofeo del tercer torneo más importante que tiene el vóley europeo.

A la distancia, con la alegría a cuestas y mientras gira por los distintos medios de comunicación como referente del equipo, Zanotti dialogó con Puntal Villa María y comentó: “Ganar un título con este equipo para mí es especial porque siempre me abrió las puertas y me recibió como si fuera uno más de Francia y eso tiene un sabor especial, ya que es un club que quiero mucho y más el poder ganar un torneo europeo con el equipo, siendo que es el primer título de su historia, que esté como capitán tiene bastantes lindos factores, así que todo esto es una locura hermosa.

-Pasaron unas horas del logro, ¿Caíste o todavía estás en las nubes?

- (Risas) Es algo increíble porque se dio de una manera soñada. Fueron dos partidos tremendos. En Turquía perdimos 3-0 y yo no pude jugar ya que venía de una lesión.

El flamante campeón agrega: “Sinceramente estaba difícil porque perdiendo los dos sets salían campeones ellos y de manera significativa ganamos 3-1 y tuvimos que jugar un Golden set a 15 y lo ganamos 21-19, eso nos permitió ser los campeones, fue una locura y estoy muy contento”.

El trofeo es el tercer campeonato de relevancia entre los europeos.

Champions League la primera, la Chep la segunda y la Challenge la tercera, esta última es la que ganaron, Zanotti y sus compañeros.

La alegría de Lisandro fue compartida con otros argentinos en el plantel. “El entrenador se llama Guillermo Falasca y hay varios argentinos, el preparador físico es de Córdoba, Leandro Lardone, el estadista Lucas Tell, el armador Nicolás Uriarte (hijo del reconocido Jon Uriarte), el central Martín Ramos, ex Lechuzas y Somos Vóley Villa María y el medallista olímpico Nicolás Zerba”.

El plantel se conforma con jugadores de Brasil, Francia y Túnez, “un popurrí de todos lados, que va cambiando con los años”, dice “Lechuga”, que lleva cuatro años allí.

-¿Cómo reaccionó la ciudad?

-Siempre acompañó. El estadio estuvo repleto y al ser el primer título de la historia es super especial. Narbonne está ubicada en el sur de Francia, tiene 60.000 mil habitantes, con variados viñedos, ya que contiene zona de vinos, el clima no es tan frío en el invierno. Está cerca de Barcelona en España, a unos 230km, es hermoso, es una ciudad tranquila, chica, un poco parecida a Villa María, calculo que es más pequeña.

Sobre el nivel de la Liga francesa, Zanotti comentó: “Hay diferencia de jugar el vóley francés con el argentino tanto desde lo económico y estructuralmente, todo se debe a la plata, desde ese lado es notaria la diferencia. Se trata de una liga fuerte con jugadores de todos lados, el deportista francés es parecido técnicamente al argentino pero también se cuenta con presencia de muchos extranjeros.

Para finalizar, “Lechuga” sigue inmerso de felicidad, pero con los pies sobre la tierra y es agradecido a todo lo que ha vivido a lo largo de los años de carrera.

“Este deporte me dio mucho y sobre todo el poder vivir de esto, conocer muchos países y personas, como culturas y muchos amigos del vóley, mi vida entera se maneja en base a la disciplina”.

Y siempre en mente tiene a la familia villanovense, los amigos, los seres queridos en Villa María.

“Lo que me dificulta más es estar lejos de casa, perderme casamientos, cumpleaños, no estar presente en el fallecimiento de familiares, en general en cosas lindas y feas, por eso lo que me afecta de vivir lejos, pero gracias a Dios tengo mi familia que me apoya desde el primer día y lo hace más fácil a todo esto”.

Lisandro escribió una página dorada inmensa en el deporte nacional como capitán y referente de Narbonne, tras consagrarse por primera vez.