Nacionales | Violencia | Alperovich | juicio

Piden juicio de Alperovich por abusar de su sobrina

La fiscalía consideró probados nueve hechos, seis con acceso carnal

Los fiscales Santiago Vismara y Mariela Labozzetta -esta última, de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (Ufem)- pidieron que el exgobernador de Tucumán José Alperovich vaya a juicio oral y público por abuso sexual de su sobrina.

Son al menos nueve los hechos, de los cuales dos son en grado de tentativa y seis, de violencia sexual agravada por haber sido cometidos con acceso carnal.

La denuncia es de 2018 y desde entonces hubo planteos de la defensa de Alperovich para llevar la causa a la Justicia de Tucumán.

Por ello, la Corte Suprema determinó la competencia para que el caso siga en manos del juez Osvaldo Rappa de la Capital Federal.

“En todos los casos, mediando para su comisión intimidación, abusó de una relación de dependencia, de poder y de autoridad", indicaron en el requerimiento de juicio que ahora será resuelto por el juez Rappa.

De ir a juicio, recaerá la causa en un Tribunal Oral y Público de la Capital Federal, donde a futuro se llevará a cabo el debate.

"Quedó comprobado cómo el imputado utilizando su fuerza física, ejerciendo abuso intimidatorio de poder y violencia de género, reducía bajo su dominio a la víctima y la ponía como un mero objeto de satisfacción sexual, de cosificación, sometiéndola de forma violenta, ultrajante y degradante, haciéndolo por el transcurso de un poco más de tres meses", acusó la fiscalía.

Al respecto, refirieron a la perspectiva de género e indicaron que la Ley 26485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, define a la violencia contra las mujeres como "toda conducta, acción u omisión que, de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal".

La sobrina de Alperovich trabajaba para el exgobernador y en ese momento senador nacional y denunció los hechos que venían ocurriendo al menos desde diciembre de 2017.

Vismara y Labozzetta explicaron lo que significaba para este caso en concreto el estado de cautividad que padecía la víctima y que tenía la particularidad de estar condicionado por la subordinación económica, social, psicológica, legal y política, así como la fuerza física.