Regionales | Violencia | Santa Eufemia | Justicia

Santa Eufemia: el caso de Jessica disparó otros reclamos por Justicia en el pueblo

Durante la movilización en apoyo de la mujer víctima de violencia de género, se visibilizaron otros planteos de vecinos por hechos acontecidos. Marcela Gil pidió que la policía investigue el accidente en que falleció su hijo

La masiva movilización realizada el lunes en Santa Eufemia en apoyo a Jéssica Benítez, la mujer víctima de violencia de género, puso en evidencia y disparó otros reclamos de vecinos que piden justicia por otros hechos acontecidos en la localidad.

En medio de la marcha, fue Jéssica quien tras contar su padecimiento dio lugar a otra vecina, Marcela Gil, para que expusiera su caso tras la muerte de un hijo en un accidente de tránsito, sobre el cual la familia de la víctima tiene dudas.

Las dos madres abrazadas lloraron y pidieron justicia, reclamaron ser escuchadas por la policía, a quien reclamaron una y otra vez por su inacción. También a la Justicia, pidiendo que la Fiscalía de La Carlota intervenga en ambos casos.

Mientras Jéssica sigue recibiendo constantes muestras de apoyo y hasta donaciones de sus vecinos; quien ahora hace oír su reclamo es Marcela Gil, la mamá de Joel González, un adolescente de 16 años que falleció tras un accidente de moto.

“Mi hijo sufrió un accidente de moto en la madrugada del 24 de enero. Iba con un amigo, y lo chocó otra persona que iba en otra motocicleta. Hasta ahora no tenemos explicaciones de cómo ocurrió todo. Estamos esperando la pericia, pero la policía no nos da respuesta”, dijo Marcela a Puntal.

El dolor de esta mamá es más profundo aún, porque asegura que al momento del choque, cuando acudieron a la asistencia en el centro asistencial local, no había médico que atendiera a su hijo. “Había un psiquiatra en el lugar y no me lo derivaba y la enfermera no hizo nada, ni siquiera primeros auxilios. A mí primero me dicen que él se quebró un brazo. Pensé que estaba bien. Después lo llevan a La Carlota y de ahí lo mandan a Río Cuarto. Marcela señala la “desatención” por parte del personal de salud local que no acompañó a su hijo en la ambulancia. Y que no se le brindaron los auxilios necesarios.

“Necesito que se aclare esto. Saber qué pasó. Porque la otra moto, iba muy acelerada y sin luces y chocó a mi hijo, según cuentan algunos vecinos. Hay cámaras en la zona, pero supuestamente no se ve nada. Eso me dicen las autoridades. Yo quiero saber cómo fue el accidente”, imploró la mamá.

Marcela dice que, a pesar de su reclamo, no logró que la policía le tomara declaración o dato alguno para que se investigue. “A la persona que chocó a mi hijo no lo llevaron a declarar ni nada”, expresó.

Marcela Gil manifestó que el haber participado de la movilización junto con Jéssica le dio “un descanso. Porque quiero saber sólo qué pasó, que se esclarezca. Y este acompañamiento de la gente me dio fuerza para reclamar. Me duele mucho pensar que nadie hizo nada, y nadie parece preocuparse por saber realmente lo que pasó”, explicitó.

Elevan un petitorio

Durante la marcha del lunes, los presentes firmaron una nota dirigida a la intendencia solicitando medidas de acción para que se esclarezcan estos hechos.

Pero, puntualmente, refiere a la necesidad de crear un espacio para la contención y atención de mujeres que, como Jéssica, son víctimas de violencia familiar.

Mientras tanto, Jéssica sigue esperando por respuestas de la Justicia de La Carlota, que el pasado sábado, y tras hacerse público su caso, acudió a Santa Eufemia para tomarle declaración.

En varias ocasiones, Jéssica había concurrido a la policía local, pero según indicó sólo le tomaban exposiciones. Fueron casi 30 años de violencia física, psicológica y hasta económica que sufrió la mujer, que decidió hablar tras perder a uno de sus hijos.

La mujer pide que la Justicia evite que su victimario, su expareja, se le acerque a ella o a sus hijas. El hombre está libre y vive en la localidad.