Internacionales | visita | viaje | papa

El Papa inicia una histórica y "peligrosa" visita a un Irak acosado por la violencia

El papa Francisco comenzará hoy una visita a Irak, la primera de un Pontífice en la historia, en la que buscará llevar consuelo a los cristianos perseguidos en las sucesivas guerras en la región, así como tender puentes con un sector del islam chiita, en otra apuesta de Jorge Bergoglio al diálogo interreligioso que tratará también de animar a todos los ciudadanos a superar las múltiples divisiones que existen en el país.

Francisco confirmó el viaje, pese a que la visita ha sido considerada “peligrosa” luego de recientes hechos de violencia que sacudieron el país asiático.

El viaje, que comenzará hoy y terminará el lunes 8, tiene como lema "Todos son hermanos" y llevará al Sumo Pontífice a la capital Bagdad, donde dormirá las tres noches en el país del suroeste asiático, además de visitar la ciudad de Najaf y las ruinas de la antigua urbe sumeria de Ur, en el sur; y los centros urbanos de Mosul, Erbil y Qaraqosh, en el norte.

"Es un viaje que se puede leer en tres niveles a la vez: uno ligado a la problemática de los cristianos perseguidos, un nivel relacionado con el diálogo interreligioso y un tercer eje en el que Francisco hablará a la sociedad del país", analizó en diálogo con Télam en el Vaticano el exnuncio (embajador) de la Santa Sede en Irak entre 2001 y 2006, el cardenal Fernado Filoni.

El obispo auxiliar de Bagdad y coordinador general de la visita al Irak, Yasel Baldo, coincidió con el análisis de Filoni y aportó su mirada general sobre el viaje.

"Será un viaje en tres niveles: El Papa celebrará misas en Bagdad y en Erbil para los cristianos y rezará por todos los iraquíes en Mosul y en la Llanura de Nínive. Por otro lado, en Ur, la tierra del patriarca Abraham, rezará y se reunirá con líderes de las religiones más representativas en Irak para promover el diálogo y la coexistencia", detalló Baldo en diálogo telefónico con Télam desde la capital iraquí.

Tras recorrer 3.000 kilómetros desde Roma en un avión de Alitalia, Francisco llegará hoy a un país en el que según las estimaciones vaticanas la población cristiana no supera las 300.000 personas, sobre una población total de más de 38 millones, mientras a inicios del siglo XXI, hace sólo 20 años, las estimaciones eran de cerca de 1.2 millones de cristianos en el país.

"La visita tiene como uno de los objetivos animar a los cristianos y plantear que hubo una comunidad que sufrió mucho, fue perseguida y discriminada", sostuvo Filoni.

El apoyo a los cristianos será central en la agenda y el cardenal recordó que "siempre ha habido éxodos recurrentes en lo que hoy es Irak, pero se hicieron masivos después de la segunda guerra del Golfo", de 2003.

En particular, a la inestabilidad en el país tras la caída de Saddam Hussein, se sumó luego la ocupación de más de un cuarto del territorio nacional por parte de la milicia Estado Islámico (EI).