Villa María | vivienda | familia | Villa Nueva

Crisis habitacional en ambas villas: dos familias buscan vivienda con urgencia

Vecinos de Villa María y Villa Nueva solicitan ayuda para conseguir una casa. Fernando y Natalia se alojan en una parroquia, mientras que Ludmila, de 21 años, no encuentra un sitio para alquilar. Los dos casos aseguran no contar con garantía y/o recibo de sueldo

Fernando Galíndez junto con su pareja Natalia atraviesan compleja situación habitacional, ya que no cuentan con una vivienda. El pasado fin de semana, junto con los cuatro hijos de la mujer, pasaron la noche en el parque Hipólito Yrigoyen de Villa Nueva.

Tras haber estado viviendo en una pensión, la familia se aloja en la parroquia Nuestra Señora del Rosario en la vecina ciudad.

“El sábado nos desalojaron de una pensión en la que estábamos, desde el Municipio nos dijeron que era una pensión para hombres (Córdoba y Carranza). No es un lugar para una familia porque son todos hombres”, comenzó relantando Natalia.

Y continuó:“Esto ocurrió el sábado pasado y estuvimos en el parque de Villa Nueva, hacía mucho frío y mi nene más chico se enfermó, tiene 13 años, no quiso comer porque estaba nervioso”.

La familia compuesta por seis integrantes (Fernando, Natalia y sus hijos, dos menores de 13 y 15 años, y los mayores: una mujer de 23 años y un varón de 19).

“Los más grandes no son de acá, son de Buenos Aires y no conocen la ciudad”,amplió Galindez.

La mujer retomó el relato e informó que por el momento estarán en la parroquia mencionada anteriormente. “Nos dan hasta hoy a la tarde para quedarnos, nos teníamos que ir antes pero como el padre vio que no conseguimos nos quedamos”,dijo el hombre, quien aseguró que se encargan de buscar una vivienda donde alojar a los seis integrantes.

“Nosotros buscamos un lugar pero no encontramos. Tomamos un colectivo desde Villa Nueva y fuimos para barrio Los Olmos, caminamos 38 cuadras en la zona y no conseguimos nada. Preguntamos en algunos lugares, pero en todos exigen garantías que no tengo”, señaló Fernando Galíndez, el cual también remarcó que se encuentra desempleado y solo percibe una pensión por invalidez.

“Tuve un accidente que me dejó cuatro clavos en mi espalda, también tengo cuatro hernias y soy hipertenso”, dijo el hombre que, a pesar de sus dificultades físicas provocadas por su salud, está en búsqueda de trabajo.

Según el relato del vecino, plantearon su situación al Municipio de la vecina ciudad pero no recibieron solución concreta. “Sinceramente, yo agradezco lo que hicieron por nosotros, pero con un bolsón de comida y $ 5.000 que me dieron para las fiestas no nos alcanza”,explicó.

Para aquellas personas que quieran colaborar con la familia con trabajo o una solución habitacional, dejaron su contacto telefónico. Fernando: 0353-154216434 o Natalia: 0353-156572189.

Vivienda incendiada

Situación similar atraviesa Ludmila Silva, una joven de 21 años con tres menores a cargo. El miércoles 6 de abril la vivienda situada en barrio Felipe Botta en la que se encontraba junto con los más pequeños tomó fuego y una de las habitaciones sufrió importantes daños materiales, lo que dejó el sitio un lugar no apto para habitar.

“El martes previo al incendio a mí me cortan la luz y el miércoles a la noche se produjo el incendio. Los bomberos me dijeron que sucedió ya que hubo un cortocircuito porque quedó suelto un cable positivo. El incendió comenzó en la pieza y fue para la cocina”, indicó Silva.

La joven asegura que perdió muebles, electrodomésticos y ropa: “Cuando llamé a los bomberos ya era tarde. Esa misma noche dormimos en el lugar porque la asistente social y la Policía nos dijeron que iban a ir y no llegaron. Nos hizo mal el humo y no tuvimos asistencia social alguna”,dijo.

Advirtió que tomó contacto con el MuniCerca de barrio Carlos Pellegrini y que recibió un bolsón con mercadería. “Me acerqué a la Municipalidad e insistí tanto que nos dieron dos noches de alojamiento en un hotel, después nos pidieron que nos fuéramos”, puntualizó Ludmila.

La joven comentó que no mantiene contacto con su familia. “Nos ayuda mi exsuegra dándonos comida, pero no tenemos un lugar para dormir”, explicó visiblemente angustiada.

“Algunas personas nos ayudaron con cosas pero no tenemos lugar donde dejarlas, todo se me quemó. Yo puedo pagar el alquiler porque yo trabajo, busco una casa en Villa María o Villa Nueva, pero todos me piden garantía o recibo de sueldo y no tengo. El monto es muy alto para ingresar, el Municipio prometió ayudarme en los primeros dos meses”, destacó.

La joven solicitó ayuda de información sobre alquileres y elementos para armar una nueva vivienda. Para ello dejo un teléfono de contacto: Ludmila Silva, 3534 79-7153

“No me quiero dejar estar, por eso pido ayuda”, culminó.

Lo que se lee ahora