Villa María | voluntarios | pastoral | materiales

Tejiendo solidaridad: una iniciativa con 20 años que se transformó en una campaña

Desde la Fundación Familia Trinitaria y la Pastoral Carcelaria solicitan la donación de lana, retazos de tela, agujas, hilos y puntillas para un taller que realizan las mujeres privadas de su libertad. Si bien hace tiempo realizan esta acción, la intención es poder llegar a más vecinos

En la cuidad se lleva a Cabo una campaña denominada tejiendo solidaridad donde se busca la donación de lana, retazos de tela, agujas, hilos y puntillas para colaborar con las mujeres privadas de su libertad.

La misma es llevada acabo por la Fundación Familia Trinitaria y la Pastoral Carcelaria. Al respecto, la coordinadora de la primera institución, Micaela Quaino expresó que decidieron enmarcar esta iniciativa en esta colecta pero en realidad, se trata de un proyecto articulado que lleva 20 años.

“Es necesario destacar que la Pastoral Carcelaria hace muchos años visita a las personas privadas de la libertad y en este contexto de pandemia en el cual no se ingresar, tratamos junto con la Fundación, de recolectar y ayudar, hacer cercana de alguna manera nuestra presencia hasta que se pueda volver a las visitas”, expuso.

Sobre el material que recolectan, explicó que la intención es colaborar con un taller que dicta el Servicio Penitenciario donde las mujeres realizan diferentes artesanias. En este marco, aclaró que “no hay límite ni tope para la recolección” y que puede ser llevada a la Fundación los días martes, jueves y viernes de 9 a 12. Quienes estén interesados también pueden comunicarse por redes sociales o con Rubén al 3534196920/ Lorena 3536571261.

“Siempre que se tenga el deseo de colaborar, coordinamos la forma de recolectar y buscar la donación”, precisó Quaino.

Material

Sobre el material que recolectan, la entrevistada explicó que la Pastoral siempre junta lo necesario para que las mujeres realicen manualidades en los talleres.

“Lo encuadramos en una campaña para poder recolectar más y que ellas puedan continuar trabajando en los talleres que ofrece el servicio penitenciario”, afirmó.

En este sentido, describió que “mucha gente” participa y sabe sobre esta iniciativa pero apelan a más corazones solidarios.

Respecto a las condiciones de los materiales, mencionó que la idea son productos listos para trabajar.

“A veces nos pasó que nos donan pulloveres para desarmar, nada es rechazado, pero estamos trabajando con voluntarios que están abocados a un montón de actividades”, remarcó.

Asimismo, puntualizó que el fin “es evitar problemas” y que llegue lo realmente necesario para las mujeres. “Cualquier cosa por más mínimo que sea es bienvenido pero deben estar dentro de los materiales denominados”, enfatizó.

Por otro lado, expuso que a medida que van ingresando materiales, los acercan al establecimiento penitenciario.

Articulación

La entrevistada aseveró que les encanta trabajar de manera articulada y compartida con otras instituciones.

En este sentido, evidenció que con el servicio penitenciario existe hace “mucho tiempo una comunicación fluida y trabajo e conjunto.

Al respecto, dio a conocer que se acercan, indagar cuales son las actividades que hacen y luego proponen.

De todas maneras, sostuvo que también dialogan con el personal sobre diferentes iniciativas, donde surge el deseo de colaborar. “No es ningún pedido del Servicio Penitenciario ni nada extraordinario”, apuntó.

Voluntarios

Sobre cuantos voluntarios contribuyen con la campaña, la entrevistada estimó que la Fundación cuenta con más de 60 voluntarios distribuidos en todos los proyectos.

“La idea es que cuando surgen este tipo de campaña o cualquier otro tipo, los voluntarios de otros proyectos colaboren”, remarcó.

En este sentido, ejemplificó que Tejiendo Solidaridad pertenezca a la Pastoral Carcelaria, sin embargo, están comprometidos todos para hacer una selección, para hacer recolecciones y entregas.

“Es un mecanismo que surge de ellos mismos, los voluntarios llegan y preguntan que hay que hacer. A medida que va recibiendo donaciones, se va seleccionando y distribuyendo a los distintos proyectos que posee la Fundación”, indicó Quaino.

Acompañamiento

La entrevistada contó que los miembros de la Pastoral e forman para visitar a las personas privadas de la libertad. Asimismo, detalló que además de compartir la doctrina religiosa. Sin embargo, destacó que apuntan más a las acciones sociales.

También dio a conocer que “una forma de acompañar es escuchando y de allí surgen diferentes iniciativas”.

Asimismo, agregó que como fundación tratan de sumarse a otras iniciativas que estén relacionadas al contexto de encierro.

En relación, mencionó que acompañan desde la Fundación y la Pastoral a las familias directas de las personas privadas de su libertad como también cuando son liberadas.

“Les ayudamos a reconstruir sus redes y algunas cuestiones materiales”, señaló Quaino y agregó: “Tenemos una apertura re grande con ellos, también de trabajo a la hora de acompañarlos”.

Asimismo, sostuvo que tratan de ser “un nexo más humano” bajo una estrategia de acompañarlos sin caer en el asistencialismo. En efecto, enfatizó: “En varias ocasiones ayudamos a volver a empezar, a armar su casita. Por ende, cualquier cosa, aunque sea mínima como una pava o un mate, a nosotros nos sirve para asistir a estas familias”.

Lo que se lee ahora