Villa María | zona | Agua | calle

La lluvia volvió a generar problemas en diferentes sectores de la ciudad

La zona más crítica se dio en la denominada laguna Smitarello, en la que el Municipio debió reforzar con la utilización de bombas el desagote del agua

Los casi 70 milímetros que en promedio precipitaron en la ciudad ocasionaron inconvenientes en diferentes sectores, con anegamientos que obligaron a la intervención de trabajadores municipales. Algunas arterias debieron ser cortadas al tránsito de manera preventiva hasta el mediodía; mientras que en otros sectores se utilizaron bombas para hacer escurrir el agua.

“Cuando cae mucha agua de golpe no hay nada que esté dimensionado para tanta cantidad en tan poco tiempo. Empezó a llover a las 5.30 de la mañana y desde entonces trabajamos con la gente del corralón”, destacó Omar Regueira, secretario de Ambiente y Obras Públicas de la comuna.

En una entrevista con Radio Villa María, el funcionario expresó que el mayor “inconveniente es que el agua no escurre porque las cañerías no dan abasto”, y citó sectores críticos como el cruce de bulevar Sarmiento con Martín Fierro, en el límite de los barrios Lamadrid y San Justo, que desde hace años padece esta problemática.

También en prolongación Sarmiento. “Si bien se inundó y subió el agua, escurrió rápidamente. Tuvimos serios problemas con la laguna Smitarello, atrás de barrio Nicolás Avellaneda, el Club Argentino y toda esa zona. Tuvimos que reforzar con otra bomba y colocamos una más en calle Buenos Aires –en dirección a la autopista- para reforzar el escurrimiento y sacar el agua que superaba la calle”, resaltó.

Cabe consignar que preventivamente se dispuso el corte de calle Buenos Aires para evitar el paso de vehículos, y al mismo tiempo facilitar la tarea de los trabajadores municipales. Con el paso de las horas, la situación volvió a la normalidad, próximo al mediodía. Incluso, en otro sector “se encajó un camión y fue necesario utilizar la pala del corralón para sacarlo; y una camioneta se cayó en una zanja y también se utilizó un tractor para retirarla”.

Con relación a incidentes similares registrados en barrio La Calera, explicó que “no hubo un problema de inundación sino que una conexión de cloacas que se hizo en los últimos días, con el agua erosionó y cedió, provocando que un auto quedara encajado y toda la calle Marcos Juárez fue cortado el tránsito vehicular”.

Regueira remarcó que la mayor dificultad se dio en la zona de barrio Smitarello, y confirmó que una situación que agrava el escurrimiento del agua en épocas de lluvia es la acumulación de basura en banquinas o calles. “Es algo que tenemos que resolver; pasando la autopista hubo un taponamiento que obligó el desborde del agua, no en la ciudad, pero es algo que debemos solucionar”, indicó.

las más leídas