Deportes | 2020 | Agua | ascenso

"No perder el sueño"

Sostuvo: "Si a los pibes les pido que sueñen, yo tengo que soñar con lograr el ascenso"

Para Claudio Díaz es fundamental en el fútbol “no perder el sueño”. “Estoy como un chico con juguete nuevo. Motivado, feliz y con ganas de jugar. Había perdido la ilusión de jugar en 2020 y quiero aprovechar la oportunidad y disfrutarla”.

Comentó: “Habrá una gran deserción de jugadores con esta pandemia que nos quitó el fútbol durante casi todo 2020”.

Estimó: “Siempre digo que a los pibes no hay que quitarles el sueño y hay que prepararlos para que se vayan a otro nivel. No sólo se llega por las condiciones, sino también por la fortaleza mental y la constancia. A los pibes que dirijo en Argentino les aconsejo que sigan entrenando y que no abandonen el sueño, porque hay que soñar para jugar al fútbol”.

Remarcó: “A mi edad jugando en la Liga es un sueño poder jugar este torneo Federal y no veo por qué no voy a soñar con ascender”.

Aclaró: “No es lo mismo enfrentar a Racing con 15 mil hinchas de ellos en el Estadio ‘Miguel Sancho’ que medirnos 11 contra 11. Ellos pueden tener jugadores con mucha trayectoria y calidad, con muchos partidos en torneos de ascenso, pero hay que jugarles de igual a igual, saber cuándo hay que faltarles el respeto futbolísticamente y ser caraduras para soñar con poder ganarles y ascender”.

Señaló: “Me gustó ver que no es una aventura de los dirigentes de Unión de Oncativo. Es un club que creció y quiere seguir jugando este tipo de torneos y eso es muy bueno para el jugador. Preparar a los chicos del club y respaldar al cuerpo técnico para seguir en este sueño es muy saludable”.

El camino está cerrado en la ciudad

Claudio Díaz insistió: “Hablando con varios jugadores grandes de la Liga, con varios capitanes de equipos, coincidimos en que estamos ilusionados en que se pueda jugar al fútbol en 2020, aunque falten un par de meses”.

Recordó: “Hablo con los dirigentes y me dicen que es imposible jugar. La situación es complicada y me doy cuenta, pero los dirigentes cierran el camino que los jugadores necesitamos transitar”.

Explicó: “Los clubes no están habilitados (por el COE Regional) para abrir sus puertas y contener a cientos y cientos de jugadores. No veo a los dirigentes dispuestos a luchar por esa tarea de contención tan noble que realizan desde toda la vida en los clubes. No sueñan, no sienten lo que significa para un jugador ir una hora y media al club”.

Manifestó: “No sólo pasa por poder jugar, sino que no pueden abrir las puertas de los clubes ni contener a los chicos. Despejar la cabeza en un club para un jugador es muy importante para su vida”.

Recalcó: “Entrenar dos días en Oncativo me cambió el estado de ánimo. Mi cabeza es otra, soy feliz cuando estoy con un grupo de compañeros entrenando. El jugador extraña mucho eso”.

“Poder se puede”

Díaz mencionó: “Mi señora y mis hijos me aguantaron de mal humor todo este tiempo. Cuesta mucho no jugar. Puse mi cabeza en otro proyecto, ya me estaba olvidando del jugador. Eso le pasa a la mayoría de los chicos. Muchos van a dejar. Quiero hacer algo para devolverles la motivación, la ilusión, y que no pierdan el sueño”.

Estimó: “Recuperar todo eso después de un año sin jugar no es fácil. Ni entrenaron en sus clubes”.

Precisó: “Es desprolijo todo. Algunas cosas se habilitan, otras no. Algunos deportes sí, otros no. Las escuelitas de fútbol sí, pero los clubes de fútbol no. Es similar, es una práctica física. No entiendo por qué no nos dejan arrancar”.

Señaló: “Los clubes necesitan de la cuota de los chicos para poder pagarles a un DT y a un PF. No hay socios con un club cerrado. No se puede tener un club cerrado cuando le están facturando luz y agua, más los costos fijos”.

Destacó: “El fútbol es salud. El pibe futbolista está más cuidado en un club que en la calle. Estoy en 20 grupos de WhatsApp de inferiores y grupos de futbolistas y nadie escribe nada. Ese dolor que siente el jugador al ver que ni el dirigente lo entiende es complicado. Pido que se abran los clubes para entrenar. Si después se puede jugar, mejor. Porque veo que poder se puede”.