Policiales |

Admiten violencia institucional en el crimen de Blas Correas

El director general de Seguridad Capital, comisario mayor Cristian Moreno, manifestó ayer que la muerte de Blas Correas (17), quien fue baleado por efectivos en un control policial en agosto de 2020 en la ciudad de Córdoba, constituye un hecho de “violencia institucional” del que participó "un grupo de policías", pero afirmó que la institución "puso todo" a disposición de la Justicia para que el hecho sea esclarecido.

“Estoy seguro de que lo que sucedió fue un hecho de violencia institucional”, respondió Moreno frente al jurado popular, al ser consultado por las partes del proceso sobre su mirada con respecto al accionar de los policías que balearon al automóvil en un control de seguridad, en el que se movilizan Blas con cuatro amigos.

Al declarar como testigo en el marco del juicio que se les sigue a 13 efectivos, el comisario mayor afirmó que el acto de violencia institucional fue “cometido por un grupo de policías” y desligó a la institución, de la cual dijo que “puso todo a disposición de la Justicia para que el hecho se esclarezca”.

El director general de Seguridad Capital también apuntó contra el comisario Jorge Galleguillo, jefe de turno, por no haber cumplido con su responsabilidad de informar a las áreas correspondientes sobre los policías que habían disparado sobre el automóvil en el puesto de control: “Si no cumplió con informar, cometió un ilícito”, aseveró.

Moreno, quien al momento del hecho se desempeñaba como director general de Seguridad Zona Centro de la ciudad de Córdoba, dijo también que fue “gravísimo” lo que ocurrió, al referirse a la decisión de los policías de “disparar sin motivos” sobre el vehículo.

“Los que participaron tenían que haber sido separados y desarmados. No debían haber participado del procedimiento” posterior a los disparos, afirmó ante los miembros del tribunal integrado por jurados populares.

La jefa de la Policía de Córdoba, Liliana Zárate Belletti, cuando declaró el 19 de octubre en este juicio, también había calificado de “violencia institucional” la conducta desplegada por los policías.

El crimen de Blas ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020.