Villa María | Agustina | causa |

"Mi hija está presa en su cuerpo", se lamentó la madre de Agustina

"Estamos marchando para que se tengan en cuenta sus derechos", afirmó Verónica Vilches desde la puerta de Tribunales. La joven que recibió una salvaje agresión ya declaró ante la fiscal Silvia Maldonado. Hay tres varones imputados: dos son menores de edad y el restante tiene antecedentes

Esta semana, la causa por la brutal agresión que recibió Agustina Cuzcueta (16) tuvo varias novedades. El martes, la fiscal Silvia Maldonado citó en sus oficinas a la víctima del hecho, quien pudo contar en primera persona detalles de la emboscada que le tendieron cuando circulaba en motocicleta por barrio Carlos Pellegrini en compañía de amigos.

A Cuzcueta le arrojaron un fierro de unos 10 kilos en la cabeza. Como consecuencia, se fracturó el hueso frontal del cráneo, lo que le ocasionó también daños severos en la membrana que recubre su cerebro y pérdida de líquido encefálico.

Por este episodio, ocurrido durante la tarde-noche del miércoles 9 de noviembre, la fiscal Silvia Maldonado imputó en un primer momento a dos menores de edad:Lautaro Vallejos Chiozzi y Gonzalo Mir. En tanto, este lunes, también solicitó que se haga efectiva la detención de un tercer varón: Juan Chiozzi, hermano de uno de los que fueron citados anteriormente.

Movilización en Tribunales

Desde bien temprano, este jueves familiares y allegados a Agustina llevaron a cabo una movilización en la puerta de Tribunales para reclamar que todos los involucrados queden privados de la libertad.

“Estamos marchando por Agustina, para que se tengan en cuenta sus derechos y no los derechos de los delincuentes”, expresó ante Puntal Villa María la madre de la víctima, Verónica Vilches.

“Pido a la Justicia que ellos, los menores, queden en un internado hasta que llegue el juicio, y que el mayor esté detenido en la cárcel, ya que se trata de una persona que viene con delitos acumulados y que hace una semana salió de prisión”, sostuvo.

La mujer contó que uno de los menores imputados fue trasladado a Córdoba, al Complejo Esperanza, institución que depende de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), situación que no ocurrió con el otro menor.

Vilches dijo que su hija “se está recuperando lentamente”, sin embargo, precisó que “no puede caminar sola porque pierde el equilibrio y no puede utilizar uno de sus brazos porque no tiene fuerza. A su vez, explicó que cualquier golpe que reciba Agustina en la cabeza puede volverse muy peligroso. Esto se debe a que le quitaron un hueso del cráneo.

“Mi hija está presa en su cuerpo, y lo mismo quiero para ellos, que sigan presos hasta que llegue el proceso. Ahí es donde deben estar y no en la calle, dañando a otras personas”, enfatizó.

Amenazas previas a la agresión

Ante la fiscal, la pequeña Agustina, estudiante del Colegio Nacional, contó también que horas antes de haber recibido el golpe en la cabeza fue amenazada por dos de los jóvenes que ahora están imputados.

Sobre ese episodio también se refirió Vilches. “Una o dos horas antes de lo ocurrido, ellos pasaron por donde estaba Agustina tomando una gaseosa. Hicieron lo mismo dos o tres veces. Tenían armas de fuego. En una de esas veces, Gonzalo (Mir) se baja y agita el arma diciendo: ‘Esto van a tener giles’. Juan (Chiozzi) también llevaba un arma en la mano”.