Deportes | Alem | fútbol | jugar

"A usted no le doy la mano"

Jugó en grandes equipos de Alem, pero Abate Daga dijo: "En 1977 integré el mejor equipo en un Regional. Nos dejó afuera Mastrángelo"

En 1970 debutó,¿ y se transformó en un jugador histórico de Alem y del Seleccionado de la Liga. “Una vez Requena llevó a los 4 defensores de Alem a la Selección: Mazzini, yo, Lupo y Agüero”.

Héctor Abate Daga afirma que “dominaban Alem y Alumni, que eran los que llenábamos la cancha en donde jugáramos. En los pueblos nos querían enfrentar todos, y eran finales a cancha llena”.

Recordó que “siguen siendo los más grandes, y cuando nos enfrentábamos en el clásico era terrible”.

Aclaró que “cuando alcanzaba pelotas, vi en la cancha de Alem a ‘Pepona’ Reinaldi hacer un golazo en una final. Era un fenómeno. Conmigo jugó Miguel Ludueña. Era otro fenómeno. Con ‘Mono’ Mazzini jugó ‘Gigio’ Ramos, que era otro monstruo de Rivadavia y River Plate. ‘Pancho’ Costantini fue un central completo en Central Argentino. Henry Rapetti jugaba en mi puesto, y podía jugar en cualquier club grande de Argentina”.

Contó que “Hugo Curioni me dijo cuando ganamos un provincial seniors: ‘¿Dónde estuvieron vos y ‘Pecosa’ Esquivel? No hay muchos como ustedes en el fútbol grande’. ‘Tula’ jugó en Boca y en Francia”.

Destacó que “veo a ‘Lanita’ Díaz y Ayrton Páez. Son los ‘10’ clásicos del fútbol argentino. Pablo Fernández me parece un ‘5’ bárbaro. Agosto fue un ‘3’ enorme. Bolatti y ‘Catoca’ Rivera también podían jugar en nuestra época”.

Remarca que “la velocidad de ‘Kuky’ López y Bertino en los 70, o ‘Pachi’ Martina y Aimar, y la de Beltramo en los 80. Eran una luz”.

Indicó que “los mejores que vi en Alem fueron Buffarini, Ludueña y Schibli. Eran cracks”.

Insistió en que “la calidad de Giraudo, Ludueña, Conti o Hiotidis. Son jugadores de todas las épocas. Agonil, Navarro, volantes de marca Montoya, Lupo, Molina. Me tocó jugar con arqueros como Montes y Moreno, defensores como ‘Mono’ Mazzini, que era un crack”.

Racalcó que “compartir zaga con ‘Pipío’ Martínez que era un hermano, o con Lupo que venía de Belgrano o Carlomagno de Talleres o Gianandrea fue un placer. Una vez vino un cordobés que nos insultaba. Le dije: ‘Nosotros tenemos un pibe que es una fiera marcando’. Era ‘Topo’ Agüero. La rompió, y el cordobés se fue solo”.

Estimó que “Arturo Ramallo era un delantero de lujo, que fue citado para un Seleccionado Juvenil. En Alem anduvo muy bien con ‘Kikí’ Etrat y Kapustensky. Schibli y Miguel Bella los abastecían”.

Remarcó que “Alem tenía una base propia a la que se sumó Antonio Mazzini, y más tarde Lupo, Montes. En esos equipos tener refuerzos como Ludueña, Vaca, Bella, le daban un gran salto de calidad para ir a torneos superiores”.

Se le atragantó el “Carozo”

Una de las mejores anécdotas de Abate Daga tiene como protagonista al exárbitro de AFA: Carlos Mastrángelo. “En 1977, Alem empata 0-0 con Estudiantes en Río IV. Ellos tenían a Antonio Rattín como DT y Norberto Madurga como jugador. En Plaza Ocampo se definía el que pasaba a jugar en ese Regional con Desamparados, que ganó la zona de Cuyo. Era para llegar a los viejos torneos Nacionales”.

Destacó que “el árbitro de ese partido vino de Buenos Aires, y fue ‘Carozo’ Mastrángelo. Íbamos 1-1, y en un córner, Madurga me empuja. Nos insultamos, y empiezan los empujones. Madurga se tiró al piso, y el árbitro empezó a buscarlo a ‘Negro’ Ludueña que estaba a 20 metros del área. Lo expulsó. Miguel era nuestro mejor jugador. Estaba todo preparado, tenía que echar al 10. Le dije: ‘Lo echás porque estás comprado’. Lo insulté de arriba abajo, y le aclaré: ‘No me echás porque me tenés miedo. Yo le voy a abrir la puerta a la gente, y de acá no vas a salir vivo’. Enseguida fue a echar a otro de Estudiantes para disimular. Nos eliminaron por gol de visitante”.

Acotó que “pasaron como 25 años y fui a jugar un torneo seniors a Mar del Plata. Llevamos un equipazo y salimos campeones. A la final la dirigió Mastrángelo”.

Indicó que “yo jugué de 5, e hice 2 goles en la final. Cuando terminó el partido me vino a felicitar y me dijo: ‘Lo felicito. Usted debe haber jugado muy bien al fútbol. Yo lo conozco: ¿En qué equipo jugó?”.

“Le contesté: Sí, yo jugué al fútbol, pero no profesional. Usted me conoce porque me ‘entregó’ en un partido que fue a dirigir a Villa María. Lo recuerdo bien, porque usted nos quitó el sueño a los villanovenses. Me pidió perdón. ‘A usted no le doy la mano’, le dije”.

Lo que se lee ahora
las más leídas