Deportes | Alem | futbol} | Córdoba

"Villa Nueva siente los colores"

Antonio Mazzini consideró: “Jugar en la selección de la Liga era un honor y había que ganárselo con la camiseta de tu club”.

Remarcó: “Una vez fuimos a Corral de Bustos. Se escaparon al casino varios jugadores y estuvieron con los dirigentes. Al día siguiente Mario Requena los borró a todos. Lo mismo hizo en Alem con un reconocido jugador que había salido de joda. Hasta un escribano le trajeron para firmar un acta, pero Requena lo dejó afuera”.

Insistió: “Un DT en este nivel tiene que ser un poco psicólogo. Al jugador le pasan cosas y por eso Requena nos tocaba a fondo y nos conocía al mismo tiempo que nos convencía de su forma de jugar. Mario se interesaba por la parte humana, pero era rígido también a la hora de sancionar. No podías estar entrenando toda la semana y el domingo había que correr por el que salía. Con Mario era igual para todos”.

Sobre la selección de Villa María, dijo: “Jugar con Negro Ludueña era un placer, porque él era 10 pero se tiraba atrás como doble 5, me la daba redonda cuando me proyectaba. Jugábamos con Lupo, Molina, Cáceres, Martina”.

Destacó: “La gente de Alem no olvida la caravana interminable de autos desde La Playosa, cuando fuimos campeones. Pasan los años y todos hablan de esas finales tan especiales. Esos jugadores que integraron esos equipos quedaron en la historia para siempre”.

Un Mono suelto en Córdoba

Resaltó: “Miguel Montes atajaba en Belgrano y una vez el gerente de Banco Nación armó un equipo local para traer a Belgrano a Villa María. Jugaba Pancho Costantini de 2, pero se lesionó y yo, que estaba jugando de 4, pasé de 2. Me tocó marcar a Pepona Reinaldi. Nos hicieron 5”.

Señaló: “Cuando terminó el partido me hablaron para que viajara con Pelado Montes y Alonso, que estaban jugando allá. Fui con Medel y jugué con la reserva un amistoso. No volví a Belgrano”.

Aclaró: “También tuve la chance de probar en Instituto y quedé. Volví pero me lesioné un tobillo. Me volví y me casé con Dora. No volví más a Córdoba”.

Relató: “Hace 46 años que vivo con Dora. Hicimos una familia bárbara, un golazo. Tuvimos 5 hijos, 15 nietos y tengo 3 bisnietos”.

Faltaba el título como DT

Detalló: “En 2012 me llaman para dirigir a Alem. El equipo estaba mal y no podían ganar un campeonato. Me trajeron jugadores que se habían ido del club”.

Mencionó: “Armé un plantel de buenos jugadores y buenos chicos, pero había que ser claros para que todos tiráramos para el mismo lado. Muchos dicen que Alem es jodido, pero el tema es que hay que fijar pautas y hacerse respetar”.

Acotó: “Había que ser claro, como pasó con Mario Requena. Yo tenía compañeros con los que nos puteábamos en el vestuario, pero terminaba el partido y nos abrazábamos. Éramos todos ganadores, nos decíamos de todo para ganar y afuera éramos muy unidos”.

Indicó: “Cristian y Andrés Agosto, Rivera, Fernández, Acosta, Martínez y saqué a Riky Juárez de inferiores y arriba estaban Figueroa y Porporato, que después de ser campeón se fracturó jugando para la selección de Villa María”.

Recordó: “En la primera final contra Rivadavia fueron 100 policías y había como 3 mil personas. Empatamos 2-2. La gente de Villa Nueva siente los colores y lo sigue mucho a todos lados a Alem”.

Otro título para coleccionar. “En la revancha no hubo lugar para toda la gente de Alem. Ganamos 3-0 en la Plaza. Cristian Agosto estaba muy lesionado en la final. La pierna estaba toda negra del moretón que tenía por el desgarro. Me dijo: ‘Mono, quiero jugar’. Le dije que se quedara tranquilo y se ocupara de recuperar la pierna. Con el temperamento que tenía le alcanzó. Era aguerrido como yo, no nos dejaba afuera nada de una final. A mí me pasó que me corté la cabeza una vez. Me salía sangre de todos lados y en el entretiempo me hicieron 3 puntos, pero terminé el partido”.

Recalcó: “También jugué en La Palestina con Abate Daga. Jugaban Novaretti y Giraudo. Después me fui a Unión Central, cuando no nos citó Pelado Montes. Me fui con Tato Blanda. El DT era Oveja Olivera y estaban Maiolo, Juan Vázquez, Cesarini y Jorge Pedernera”. Puntualizó: “Con los dos equipos de Cabral jugué torneos provinciales. Aquel del 74 con Rivadavia y en los 80 con Colón, que tenía a Pachi y Sergio Martina, Esquivel, Giraudo, los Fernández. Nos dejó afuera Almafuerte”.