El presidente de RUAF, José Martínez, resaltó: “Las reglas pueden gustar o no, pero son las reglas. No sólo se trata de conocerlas, sino saber cómo aplicarlas”.

“Algunas modificaciones parecen no ser tan sustanciales, como por ejemplo si se comete una falta en la que el infractor deba ser amonestado. Si el equipo infraccionado decide jugar rápido el balón, cuando vuelva a detenerse el juego el árbitro ya no deberá amonestar, salvo que dicha falta cortara una oportunidad manifiesta de gol”.

Es decir que la nueva regla permite al equipo infraccionado agilizar el juego, ejecutar rápido y continuar el juego, pero a la vez reducirá la sanción del rival: no se necesitará mostrar tarjeta (en caso de que corresponda amarilla) o sólo mostrará tarjeta amarilla (en caso de corresponder tarjeta roja).

“Es decir que si el árbitro dio la ventaja o el equipo damnificado con infracción decide jugar rápido, por consiguiente se le reducirá la sanción disciplinaria al rival”, dijo.

José Martínez explicó que “no necesariamente la jugada debe terminar en gol. Por ejemplo: El jugador 6 hizo una infracción para amarilla, y el rival optó por jugar rápido, más allá de que se produzca una nueva infracción, un fuera de juego, o un gol, no se amonestará”.

Aclara sobre la misma jugada que “en caso de que correspondiera expulsión por la infracción, si el ataque prometedor termina con el arquero conteniendo el balón, y sale jugando rápido, entrando en juego el jugador número 6, el árbitro debe detener el juego, amonestar al jugador, y aplicar tiro libre indirecto en contra de su equipo”.

Más aclaraciones reglamentarias por parte de José Martínez en las jugadas mal denominadas de “último recurso”. Indicó: “Para interpretar una jugada de expulsión, debe suceder que un jugador logre malograr, evitar o impedir una clara situación manifiesta de gol”.

“Se tienen que dar 4 circunstancias, que el árbitro evaluará para expulsar. De lo contrario, de no darse las 4, no se debe expulsar”.

Detalló las 4 circunstancias que deben producirse en una “situación manifiesta de gol”. “1) Distancia a la meta. 2) Dirección a la meta. Relación del jugador con los demás defensores. 3) Control o alta probabilidad de control del balón por parte del atacante. 4) Probabilidad de llegar al balón”.

“Muchos creen que si un jugador supera al último hombre rival merece la expulsión. Ya no es así. Sí será expulsión, si el defensor que cometió la falta era el único que podía llegar a detener el ataque prometedor ya convertido en jugada manifiesta de gol. Esto es así porque los demás defensores no podían detener al delantero”, dijo.

Acotó que “si alguna de las 4 circunstancias enumeradas anteriormente pudieran dejar duda, no se debe expulsar. Porque no sería una jugada manifiesta de gol”.

La Regla dice textualmente: “Se tendrá que tener en cuenta los siguientes aspectos: 1) Distancia entre el lugar en que se cometió la infracción y la portería. 2) Dirección de juego. 3) Probabilidad de retener o recuperar el balón. 4) Posición, y número de defensores”.

Martínez agregó que el árbitro tiene que interpretar “si un atacante corre a 100 km por hora y el defensor se mueve a 50 km. Por eso digo que ahora el árbitro tiene que conocer de táctica, técnica y estrategia colectiva del equipo al que dirige. No sólo las reglas”.

“El árbitro de Primera División al recibir una designación, tiene que observar videos de los equipos que tiene que dirigir el fin de semana. Debe conocer la táctica del equipo, y el desplazamiento de cada jugador. En RUAF, intentamos en los ateneos advertir acerca de cómo juegan todos los equipos que dirigieron nuestros asociados. Se toma nota de la forma de juego, si sale jugando desde atrás, si tiene un jugador veloz, cómo saca el arquero y otras referencias. Acá no hay videos, pero en otras ligas tampoco hay prensa y la única referencia es la que puede darle el propio arbitro. Desde el color de camiseta”.

El partido se juega toda la semana

Martínez remarcó “RUAF tiene como lema que el partido se juega toda la semana. Se entrena todos los días. El viernes se dan a conocer las designaciones en la Liga de Villa María, y allí empieza el partido para el árbitro. Y termina el lunes al entregar el sobre del informe en el buzón de la Liga”.

“Es tan importante la parte física, como la teórica, la técnica y el conocimiento de los equipos que se va a dirigir. También es igual de importante elaborar el informe. La parte administrativa es clave, porque no es lo mismo informar a un jugador por juego brusco grave o por conducta violenta. El jugador recibirá más fechas. El informe debe ser corto, conciso, y encuadrado en los motivos correctos de una expulsión. Sin agregar nada”.

Las distancias

Apuntó que “si un jugador desborda por derecha, y el arquero le sale al borde del área de meta y le comete infracción, cuando un defensor está apoyado contra el poste más lejano. Es expulsión y penal, porque el arquero impidió una jugada manifiesta de gol”.

“No era el último hombre, porque estaba el defensor detrás, pero es imposible que llegue si el atacante define contra el primer palo. Antes se hablaba de último recurso, pero no dice eso la regla, habla de oportunidad manifiesta de gol. El defensor ya no llegaba a despejar. El arquero no tenía otro recurso, y cometió la infracción”.

Agregó que “muchos opinan sobre la regla de juego fría, pero después están las directrices o referencias que recibe al árbitro, para que interprete el reglamento. Hay distancias y diferencias entre un ataque prometedor y una oportunidad manifiesta de gol. Además, hay un punto central y dos vértices del área como referencia”.

Lo que se lee ahora