Deportes | Alumni | América | amistoso

"Yo enfrenté al mejor de la historia"

Ocurrió el 22 de diciembre de 1979, pero para los héroes de aquel Alumni tricampeón de la Liga, fue el mejor recuerdo. "Iván Miranda no nos dejó sacarnos fotos con Diego porque teníamos que ganarle. Hizo 2 goles y se fue ovacionado"

Si en algo coincidieron todos los jugadores de Alumni que jugaron aquel 22 de diciembre de 1979 en Plaza Ocampo ante Argentinos Juniors fue en que “Diego (Maradona) es mi ídolo”.

La mayoría eran mayores que Diego y tenía otros ídolos desde niños, pero aquella pequeña figura con la “10” de los bichos colorados de La Paternal les hizo entender que estaban ante un futbolista que jugaba como “los dioses”.

Si Maradona jugó en Villa María, no sólo fue por el atrevimiento de aquellos dirigentes adelantados que le dieron a Alumni otro roce y lo llevaron a otro nivel.

El máximo responsable de aquel espectáculo inolvidable en Plaza Ocampo fue Miguel Angel López. El “Zurdo” había dirigido a Alumni hasta el inicio del año y aprovechó para darle una fecha a su ciudad para que observaran lo que el calificó como “el mejor de la historia. Un jugador fenómeno, capaz de hacer cosas diferentes a todos los demás”. Y eso que el “Zurdo” había jugado en el Independiente campeón de América y del Mundo, en River Plate, Estudiantes, Ferro y en la selección argentina.

“Ho visto Maradona”

“Siento orgullo de haberlo enfrentado”, dijeron de ese partido amistoso cada uno de los futbolistas de aquel Alumni tricampeón de la Liga Villamariense de Fútbol, que se reforzó con José “Pepona” Reinaldi para enfrentar a Maradona y su Argentinos Juniors, que venían de empatar 0-0 con Barcelona en Camp Nou apenas 3 días antes de jugar en Villa María.

Así como Henry Rapetti señaló que “lo de Diego fue descollante”, todos coincidieron en que superó sus expectativas.

“Cuando Iván Miranda me pidió que le hiciera marca personal a Maradona, era algo normal, porque Alumni jugaba haciendo marcas personales. Era nuestro estilo. Nunca imaginé que sería tan distinto, aunque ya todos lo habíamos visto ser campeón del Mundial Juvenil. Ya era una figura del fútbol argentino, pero ese día demostró que sería el mejor del mundo”, dijo Héctor Machado, actual DT de las inferiores de Alumni.

Luis Cáceres, que tuvo un duelo áspero con Diego, resaltó que ya “arranqué como marcador central, pero Iván (Miranda) me pidió que lo ayudará a ‘Pelusa’ Machado, porque estaba haciendo desastres. Lo marqué y siguió haciendo desastres. Fue una experiencia inolvidable. Era imparable”.

Curiosamente, Héctor Machado y Luis Cáceres convirtieron los goles de Alumni, que cayó 5-2. “Cuando se fue el Diego, el partido fue parejo. Tendrían que haberlo terminado con esa ovación. Todos queríamos verlo a él. Y lo vimos. Fue el mejor rival que enfrenté en mi vida, el mejor”, dijo Cáceres.

Jorge Molina resalta que “nos fuimos maravillados. Era un fenómeno. No lo pudimos parar”.

Para Sergio Bazán fue “un distinto a todos los demás. Puedo decir que soy el único arquero villamariense al que le hizo un gol”.

argentinos juniors contra alumni villa maria.jpg

“Sólo deseo llorar y llorar”

Miguel Angel López manifestó desde Colombia, donde está radicado actualmente que “me tiene emocionado y sorprendido el fallecimiento de Diego”.

“Estaba feliz porque Diego había superado la operación, pero que le pase esto al más grande de todos los tiempos es muy doloroso. Para mí era un ejemplo, aunque él no haya querido serlo. Siempre pensando en su padre, en su madre, en sus hermanos. Salíamos de gira, y llevaba a su familia. Siempre los hizo partícipes de su gloria. Yo lo quería como a un hijo. Me brindó todo su afecto, y me ayudó siempre en mi carrera como director técnico”, dijo el “Zurdo” a AM930.

En esa declaración radial contó su anécdota: “Tras el primer partido que lo dirigí, vino con su representante Jorge Cyterszpiler. Me dijo que tenía un partido pactado en Chile y que ganaría buen dinero. Le pedí que se cuidara, porque el miércoles jugábamos contra Newell’s. Me contestó: el miércoles yo voy a hacer 2 goles, pero usted ocúpese de que el equipo gane. Ganamos 2-1, con 2 goles suyos”.

Reconoció que “mi angustia es tremenda, solo deseo llorar y llorar. No se puede viajar por la pandemia y me gustaría acompañar en este dolor a su familia en su despedida. Millones de futboleros de Argentina y el mundo lo lloramos”.

alumni vale.jpg

Lo que se lee ahora