Villa Nueva |

Alumnos de cuarto grado se preguntan: ¿por qué no se creó la reserva autóctona de Villa Nueva?

El interrogante surge de un proyecto de investigación que llevan adelante niños y niñas de la escuela Manuel Belgrano. Los planteos se presentaron en la feria de ciencia institucional. Ahora se viene la instancia zonal

Estudiantes de cuarto grado de la escuela primaria Manuel Belgrano de Villa Nueva presentaron días atrás en la feria de ciencia institucional un proyecto que se titula “Bosque Perdido”, desde el cual surge el siguiente interrogante: “¿Por qué la reserva no se creó si está escrita la Ordenanza N° 2880/19?”.

Cuando hacen mención a la “reserva”, se refieren al corredor natural y autóctono que habita en la ribera del Ctalamochita, del lado villanovense, espacio que alberga un sinfín de ejemplares de árboles que son propios de la flora local.

Una nota que salió publicada en Puntal Villa María el jueves 21 de marzo de 2019, y que habla de la creación de la “Reserva Natural Autóctona” de Villa Nueva, fue el puntapié inicial que llevó a que chicos y chicas de dicho establecimiento se interesaran por conocer más de este espacio.

El proyecto, en realidad, fue iniciado el año pasado por otro grupo de cuarto grado (hoy esos mismos chicos están en quinto).

Con el acompañamiento de la docente Mercedes Rodríguez, los estudiantes que actualmente transitan el primer año del segundo ciclo decidieron dar continuidad a la idea que ya habían comenzado sus compañeros más grandes.

El proyecto, contado por ellos mismos

Máximo, Ciro, María Emilia y Ezequiel, todos alumnos de 4° “B”, nos recibieron en el patio de su escuela, desde donde contaron cómo fue que avanzaron con su investigación.

“Nosotros estábamos aprendiendo sobre bosques y monte nativo, lo mismo que vieron los alumnos del año pasado que ahora están en quinto. Nos encontramos con una ordenanza que hablaba sobre la Reserva Hídrica Río Tercero”, explicó Ciro.

Y continuó: “La ordenanza la vimos en una noticia. Nos preguntamos por qué no se creó la reserva si está escrita en la ordenanza”.

Ante ese interrogante, el grupo de alumnos se planteó dos hipótesis: la primera relacionada a la falta de interés por parte del municipio; y la segunda, vinculada a que la ordenanza había sido olvidada por el Ejecutivo.

Buscando dar respuesta a esas hipótesis, chicos y chicas entrevistaron a funcionarios de la vecina ciudad. “Nos visitó Héctor Tulian, director de Asuntos Indígenas. Él nos enseñó todo sobre su cultura. Después vino gente del Concejo y nos dijeron que por culpa de la cuarentena y del coronavirus, no hicieron la reserva, dijeron que primero estaban las personas y después la reserva”.

“También nos visitaron desde otro bloque del Concejo y nos dijeron que tendría que haber una Secretaría de Ambiente, y que solamente hoy existía una oficina”.

En otra instancia del proyecto, los alumnos visitaron el corredor natural, que geográficamente está ubicado entre el Prado Español y el Puente Andino, siempre bordeando el río. Ante la consulta de este medio, dijeron haber visto sauces y moras, entre otras especies.

La conclusión del proyecto, que aparece resumida en tres ítems, establece lo siguiente:

1- La ordenanza se hizo para proteger la reserva.

2- Para la creación de la reserva, el gobierno debe organizar la Secretaría de Ambiente, que aún no existe, sólo hay una oficina, para luego poder destinar los fondos que facilitarán la creación de la reserva.

3- El Concejo Deliberante deberá aprobar el Código Ambiental, necesario para el cuidado del medioambiente de toda la ciudad.

2.jpeg