Nacionales | Argentina | Bonos | Deuda

Acreedores aceptan la prórroga de las negociaciones pero reclaman diálogo inmediato

El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos celebró la extensión de las negociaciones por la deuda, pero reclamó una discusión "directa e inmediata entre las partes"

El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, que está liderado por los fondos internacionales BlackRock, Ashmore y Fidelity, celebró la extensión de las negociaciones con la Argentina por la deuda, pero reclamó una discusión "directa e inmediata entre las partes".

"La Argentina anunció que extenderá por segunda vez su oferta de canje inicial, y los medios de comunicación informaron que la Argentina no realizará los pagos de intereses vencidos de sus bonos", indicaron los bonistas.

En ese sentido, consideraron positivo que la Argentina "haya expresado una intención de trabajar con los acreedores, pero las acciones hablan más que las palabras. Durante el último mes, la Argentina no ha tenido prácticamente ninguna comunicación sustancial con sus acreedores".

En un comunicado difundido este viernes, los tenedores de títulos argentinos que entran en el proceso de canje señalaron que "si bien la falta de pago de intereses por parte de la Argentina resultará en defaults en las distintas emisiones de bonos, el Grupo entiende que Argentina ha expresado su intención de conversar con los acreedores durante la próxima semana para tratar de encontrar una solución integral".

El Gobierno anunció que no pagará 503 millones de dólares que venden este viernes, y que extendió hasta el 2 de junio las negociaciones para lograr un acuerdo de reestructuración de la deuda emitida bajo legislación extranjera.

"El Grupo cree que el camino hacia una transacción que cuente con el respaldo de los acreedores y que mitigue el impacto del incumplimiento inminente es a través de una discusión directa e inmediata entre las partes, y el Grupo insta a Argentina a participar en esas discusiones", resaltaron los bonistas.

Y garantizaron que permanecen "listos y dispuestos a colaborar de buena fe con el Gobierno, y están comprometidos a encontrar una solución responsable a las dificultades financieras actuales de la Argentina que sea consistente con sus responsabilidades fiduciarias ante los millones de personas que les encomendaron invertir en su nombre".

El Grupo Ad Hoc es uno de los tres en los que se dividieron los bonistas y está conformado por fondos que manejan unos 16.700 mil millones de dólares en bonos argentinos, casi un 25% del total de títulos que el Poder Ejecutivo quiere reestructurar.

Compromiso de cambios

Por su parte, el Gobierno realizará "en los próximos días" cambios en la oferta que hizo a los acreedores para reestructurar deuda externa por 66.238 millones de dólares, confirmó el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Guzmán encabeza las duras negociaciones con los acreedores internacionales que tienen en sus manos bonos en dólares emitidos bajo ley extranjera y que según el mismo funcionario "avanzan por un sendero positivo" pese a que hoy la Argentina caerá en una instancia de default técnico.

"Las negociaciones continúan por un sendero que consideramos positivo. Mi visión es que estamos experimentando un mayor entendimiento mutuo entre las dos partes", dijo Guzmán en declaraciones exclusivas a la agencia Reuters.

El funcionario añadió, sin embargo, que "aún hay una importante distancia que cubrir, pero todas las partes están a la mesa para encontrar una solución. Para Argentina, es la esencia que el acuerdo esté alineado con la capacidad de pago del país".

Los acreedores de Argentina realizaron contrapropuestas a finales de la semana pasada luego de rechazar una oferta inicial del Gobierno, que incluía un período de gracia de tres años, un recorte del 62% en el pago de cupones y la postergación de vencimientos hasta el 2030 y más adelante.

El Gobierno extendió el plazo de negociación con los bonistas que vencía hoy hasta el 2 de junio para avanzar hacia un acuerdo, aunque la Argentina caerá en un default técnico porque no cubrirá vencimientos pendientes por 503 millones de dólares.

En la comunicación oficial, el Ministerio de Economía aclaró que se fija esta nueva fecha "salvo que se extienda por un período adicional o que se finalice en forma anticipada".

A tan sólo horas de la fecha de vencimiento para alcanzar un entendimiento con los acreedores, la Argentina estableció una prórroga en línea con lo anticipado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien en la semana dijo que la fecha del 22 de mayo era "anecdótica".

En este marco, el Gobierno no cubrirá este viernes el vencimiento de 503 millones de dólares de los intereses de tres bonos globales, con lo que técnicamente incurría en cesación de pagos, cuestión que minimizan en Economía pues forman parte de la negociación que se encuentra avanzada.

"Si estamos en default desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en default. Sólo que no lo escriben. Lo ocultan", aseguró el presidente Alberto Fernández en una visita a Santiago del Estero.

Este jueves por la noche, el Ministerio de Economía difundió el comunicado por el cual anuncia que la Argentina: "Extendió por un período adicional el vencimiento de la invitación que hizo a los tenedores de ciertos bonos elegibles" para ser canjeados por otros títulos".