Internacionales |

Baja la tensión: creen que el misil que cayó en Polonia es ucraniano

El país europeo y la Otan estiman que fue disparado por la defensa antiaérea de Kiev

Los temores de que la Otan se viera involucrada en una guerra con Rusia derivada de su invasión a Ucrania remitieron ayer luego de que Polonia y la alianza atlántica dijeran que el misil que cayó el martes en territorio polaco "probablemente" fue disparado por la defensa antiaérea ucraniana y no por Rusia, pese a que Kiev afirma que fue lanzado por fuerzas rusas.

"Nuestros análisis preliminares sugieren que el incidente fue probablemente causado por un misil del sistema ucraniano de defensa antiaérea para defender el país de misiles rusos", dijo el secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, tras una reunión de urgencia de los embajadores de la alianza, a la que pertenece Polonia, para discutir el incidente.

"No hay indicios de que haya sido el resultado de un ataque deliberado y no tenemos indicios de que Rusia esté preparando acciones ofensivas contra la Otan", añadió Stoltenberg en conferencia de prensa en la sede de la organización, en Bruselas, Bélgica.

En consecuencia, la alianza atlántica no activará el artículo 4 que establece que "las partes se consultarán cuando, a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes fuese amenazada".

Por su parte, el presidente polaco, Andrzej Duda, también afirmó que "no hay indicios de que se trate de un ataque intencionado contra Polonia" y reiteró que es "muy probable" que el misil fuera ucraniano.

El misil impactó en la tarde del martes en un edificio agrícola en la localidad polaca de Przewodow, cerca de la frontera con Ucrania, y mató a dos hombres. Fue la primera vez en nueve meses de guerra que se vio impactado un territorio de la Otan.

Ucrania acusó desde un principio a Rusia por el incidente, pero con el correr de las horas fue creciendo la impresión de que el misil no había sido lanzado por fuerzas rusas, sobre todo luego de que el presidente estadounidense, Joe Biden, dijera anteayer que eso era "improbable", al mantener una reunión de emergencia con sus pares del Grupo de los 7 y la Otan al margen de la cumbre del G-20 que se celebró en Bali.

El gobierno ucraniano dijo ayer que tenía pruebas de que Rusia lanzó el misil y pidió "acceso inmediato" al lugar donde cayó.

"Estamos dispuestos a entregar la prueba del rastro ruso que tenemos", afirmó el secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa ucraniano, Oleksiy Danilov.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, negó más tarde que el misil procediera de la defensa antiaérea de su país.

"No tengo ninguna duda de que no fue un misil nuestro", dijo Zelenski en la televisión. "Pienso que es un misil ruso, sobre la base de nuestros informes militares", agregó.

La caída del misil había generado temores de que la Otan se viera arrastrada a una guerra con Rusia derivada de la de Ucrania, dado que el tratado fundacional de la alianza contempla que, si un país aliado es atacado, los demás deben defenderlo.

Rusia ya había negado anteayer haber estado detrás del lanzamiento de ese misil y ayer aseguró que sus expertos del Ministerio de Defensa habían concluido que el proyectil fue disparado por un sistema de defensa antiaérea S-300 de Ucrania.

"Los restos fueron identificados de forma categórica por especialistas rusos como un elemento de un misil guiado antiaéreo de sistemas de defensa antiaérea S-300 de las Fuerzas Armadas ucranianas", señaló el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado.