Nacionales | bienes | Empresas | exterior

Rechazo de la CAC a las medidas para restringir las importaciones

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) expresó ayer su "profunda preocupación" ante las modificaciones dispuestas por el Banco Central en materia de pago a las importaciones.

La Cámara rechazó las nuevas restricciones y dijo abogar por que a la "mayor brevedad posible la operatoria del comercio exterior paulatinamente se normalice, y que se encaren las acciones de fondo que se requieren para que el país se desarrolle, incluyendo la generación de confianza y un clima de negocios adecuado, en beneficio del sector representado y de la economía nacional en su conjunto".

La entidad dijo que "en la práctica implican la instauración de nuevas y significativas restricciones a las compras externas, que se agregan a tantas otras ya existentes".

"La extensión del requisito de financiamiento previo para buena parte de los bienes y servicios importados, incluyendo no solo artículos de consumo (que representan menos del 10% del total) sino también materias primas, bienes intermedios y bienes de capital, significa para buena parte de las empresas una severísima restricción a sus posibilidades de importar", señaló.

Condena a empresas

Recordó que con un "elevadísimo nivel de riesgo país y un historial crediticio que dista de ser inmaculado, las posibilidades de obtener financiamiento de proveedores del exterior son muy limitadas y a costos elevados, máxime cuando se enfrenta un escenario de escasez de productos a nivel global".

"Esto hace que imponer esta exigencia sea muy similar a condenar a numerosas empresas argentinas a reducir drásticamente -o incluso suprimir- sus compras del exterior. Buena parte de dichas compras no son bienes terminados sino insumos para los más diversos procesos productivos, lo cual amenaza con paralizar las operaciones de múltiples ramas de la actividad, dañando severamente a la economía en su conjunto, con su consiguiente perjuicio en materia de empleo, recaudación tributaria y tantas otras variables".

Alertó que "la menor oferta de bienes que se derivará de esta medida agregará una presión adicional sobre los precios, agravando así el fenómeno inflacionario".