Deportes | bochas | Villa María | club

"Disfruté de una época gloriosa de este deporte que tanto amo"

Miguel Torres se inició en Ameghino y, aunque se fue a Buenos Aires, regresó para continuar su carrera. En la actualidad representa a Agrario. Afirmó: "Jugué con bochófilos como Bonaveri, Domenino, Ghio y Molayoli"

“Viví una época gloriosa de este deporte que tanto amo, con la presencia de grandes jugadores; entre ellos, Bonaveri, Domenino, Ghio, Molayoli”.

Lo afirmó Miguel Torres, el entrevistado de la habitual página de bochas que PUNTAL VILLA MARÍA ofrece a sus lectores.

Torres empezó a jugar cuando era un adolescente en el Club Florentino Ameghino de esta ciudad y, aunque luego se fue a Buenos Aires, regresó y pasó por varias entidades. Hoy viste los colores de Agrario de Villa María.

Intervino en certámenes significativos con la indumentaria de la Asociación Villa María y de Córdoba. Cuenta sus vivencias y su gran historia, muy reconocida en el mundo de las bochas.

- ¿Cómo y cuándo comenzó su incursión en las lisas y rayadas?

- En el año 1964, cuando tenía 12 años. Mi padre estaba a cargo de un bar en la calle Perú (hoy se llama Parajón Ortiz), al frente del por ese entonces denominado Club Unión Vecinal. Era un gran terreno, que consistía en un campito de varias cuadras. En el mismo se presentaron los hombres del Sindicato de Estibadores y hablaron con mi papá para que los atendiera los sábados y domingos en el bar. Recuerdo que mientras ellos jugaban a las bochas yo los miraba y así aprendí. Estas personas empezaron a venir a casa. Se me viene a la mente el momento en que trajeron dos bolsas llenas de bochas y una vez que culminaban de jugar las dejaban en mi casa. Así fue que los observaba jugar y me empezó a llamar la atención. Durante los días de semana comencé a probar si me gustaba y aprendí enseguida. A los 15 días ya me encontraba con ellos y jugábamos en la cancha del Club Unión Vecinal, que por aquellos tiempos pertenecía a la Asociación Libres de Villa María de Bochas.

- ¿Cuáles son los otros clubes en los que estuvo hasta la actualidad?

- A los 16 años de edad mis padres se mudaron a vivir a Buenos Aires. Comencé a jugar en el Club Pinocho de Villa Ballester como jugador federado.

Al año siguiente mi padre se enfermó y regresamos a Villa María; pedí mi pase al Club Sarmiento, donde gente muy buena me consiguió empleo en la empresa de los mismos dirigentes. Luego pasé por Unión Central, Ameghino, Sparta, San Fermín de Luca, Agrario, Prado Español de Villa Nueva y actualmente estoy en Agrario.

- ¿Cómo le fue con la indumentaria de la Asociación de Villa María y Córdoba?

- Con la indumentaria de la Asociación de Bochas de Villa María estuve en varios torneos provinciales, obteniendo algunos logros importantes, el más relevante fue la obtención del Campeonato Provincial de Tercetos en 1987. Mientras que con la indumentaria de Córdoba sólo una vez participé en un Certamen Argentino de Tercetos en 1988 en Jujuy, donde salimos terceros.

- ¿Qué significan para usted las bochas?

- Soy un gran apasionado de este deporte, ya que desde muy temprana edad lo practico y, a pesar de que en varias oportunidades por diferentes razones dejé de practicarlo, aún lo hago con mucho gusto.

- ¿Le permitió esta actividad cosechar muchos amigos?

- Mediante la práctica de las bochas tuve la oportunidad de conocer muchísima gente, con algunos somos amigos y de otros guardo un gran afecto y respeto. También fui partícipe de una época gloriosa de este deporte, compitiendo y disfrutando de la presencia de grandes jugadores como Montemerlo, Ponce, Bonaveri, Bastino, Domenino, Fernández, Isabettini, Ghio, García, Molayoli, Chiarvetto, Berra, Colantonio y Foco, entre otros grandes bochófilos.

- ¿Cómo está programado este año a nivel de torneos para usted?

- Para este año no he hecho ningún programa de torneos porque no visualizo ni cómo ni cuándo será la liberación total. Esperaré que pase la pandemia.

- ¿Cómo ve la práctica de esta disciplina a nivel local y provincial?

- A la práctica de las bochas la veo casi nula a nivel local y provincial, dado que al bochófilo le interesa de sobremanera la competencia deportiva, pero por ahora no se sabe hasta cuándo durará el Covid-19 ni en qué momento podremos libremente reunirnos en un club y hacer torneos. A nivel social también es un gran problema la imposibilidad de cultivar las amistades mediante las reuniones en los clubes.

- ¿Cómo practica un bochófilo en su hogar en época de cuarentena?

- Para un jugador es imposible practicar en casa, ya que nadie tiene una cancha de bochas en su hogar, salvo que disponga de un terreno amplio para hacerlo, pero nunca será igual que en una cancha.

torres vale.jpg