Nacionales | Buenos Aires | ciudad | provincial

Kicillof descartó aislar la provincia de Buenos Aires de la Capital Federal

Negaron que vayan a interrumpir el movimiento de vehículos y personas, pero regularán el transporte público

El gobierno bonaerense descartó ayer que se haya pensado aislar a la Ciudad de Buenos Aires para interrumpir el tránsito interjurisdiccional, pero remarcó que habrá "mayor control en el transporte público y en los accesos" para evitar propagación de coronavirus, en medio la presión de los intendentes.

Por segundo día consecutivo, la Provincia eligió bajarle el tono a la disputa con la Ciudad, y el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, aseguró que no hay que hablar de "cortocircuitos" ni atribuir las diferencias de criterio a una situación "política o partidaria", porque se "está funcionando bien" en el trabajo coordinado.

Problemas de circulación

"Si autorizás muy poquitas cosas en el conurbano y en la Ciudad más, eso genera problemas de circulación. Esa es la preocupación, por el tema del transporte, hay que coordinarlo lo mejor posible", sostuvo el mandatario provincial.

Sobre el próximo vencimiento de la fase de la cuarentena y qué pasará tras el domingo, Kicillof señaló: "Es muy raro pensar en flexibilizar cuando está habiendo un aumento de casos".

A la vez, indicó que hoy escuchará a los expertos para analizar la situación provincial.

“No vamos a blindar la provincia”

Kicillof debió aclarar que no iba a "blindar" a la provincia luego de que el lunes por la noche su ministro de Seguridad, Sergio Berni, dejara abierta esa posibilidad.

"No está considerado eso (aislar a la Ciudad). Lo que sí está considerado, y es lo que ha pedido el gobernador Kicillof, es mayor control en el transporte público y en los accesos", sostuvo la ministra de Gobierno, Teresa García.

La exdiputada nacional advirtió que "es innegable que cada vez hay más gente en la calle y eso genera preocupación".

"Va subiendo el porcentaje de ocupación del transporte público. Si no reforzamos el control en los accesos, difícilmente sabremos si las personas tienen el permiso de circulación por servicio esencial".

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, pidió ayer "generar políticas pensando en los dos lados de la General Paz" a la hora de mantener o flexibilizar la cuarentena general para evitar la propagación del coronavirus.

"Tenemos que ser cuidadosos, solidarios y contemplativos con la Ciudad. Hay que generar políticas pensando en los dos lados de la General Paz", sostuvo el funcionario provincial.

El planteo se da luego de las críticas de algunos intendentes del conurbano a la decisión del Gobierno porteño de autorizar la apertura de algunos locales comerciales, en los que en algunos casos trabajan empleados que residen en partidos bonaerenses.

En el medio, los intendentes mantuvieron, con matices, las críticas a las políticas porteñas, ante el temor de que los casos porteños crucen al conurbano.

El jefe comunal de Ensenada, Mario Secco, advirtió que en la Ciudad "van a matar a un montón de gente" por tomar esas medidas.

"Lo que está sucediendo en la Ciudad de Buenos Aires es una locura. La verdad que no lo van a poder sostener, se van a contaminar y van a matar a un montón de gente", aseguró Secco.

En tanto, consultado por NA, el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, consideró que no hay que confrontar con el jefe de Gobierno porteño, y aseguró que "no tiene que haber un dirigente que sea el blanco de las críticas", sino que "hay que trabajar mancomunadamente" en la prevención. Creo que más adelante se sabrá si el crecimiento de casos que hubo en la Ciudad de Buenos Aires fue por la flexibilización de la cuarentena o porque están testeando más", evaluó Menéndez.