Carne | Precios | Hacienda

Más presión para los precios de la carne: se agudiza la caída de la faena bovina

En la última medida que dispuso el Gobierno, anunció un acuerdo para que este fin de semana no aumentaran los cortes bovinos. De fondo, hay una escasez de oferta que va rumbo a encontrarse con un alza en la demanda

Cuando en el tramo final del segundo trimestre del año el Gobierno advirtió que los precios de la carne se sostenían a un ritmo superior al promedio de la inflación, decidió cerrar las exportaciones intentando que el mayor volumen de cortes en el mercado interno colaborara con una estabilización de los precios.

De a poco fue modificando aquella decisión porque entendió que había muchas restricciones que no tenían ningún impacto en el bolsillo de los argentinos y por otro lado, se estaban perdiendo dólares por no exportar.

Finalmente, y luego de algunos meses de estabilidad de precios, la carne volvió a su senda de crecimiento, pese a las restricciones aún vigentes para exportar. En una última decisión, apuró para este fin de semana largo un acuerdo con los supermercados para que no haya incrementos en las góndolas.

Eso surgió tras los fuertes aumentos que se registraron en los últimos días en el mercado de Liniers en los precios de la hacienda de consumo, que en promedio concretó un salto del 20% en 10 días.

En el fondo, lo que muchos especialistas advierten es que hay un escenario de caída de la oferta vacuna junto con un período en el que el consumo tiende a subir por estacionalidad. En particular, fines de noviembre y diciembre coinciden con mayores consumos de carne, en particular de asado.

Por eso, en un informe de la Fundación Mediterránea, se destaca que durante el quinto bimestre de 2021 (septiembre-octubre) la industria frigorífica tuvo una marcada reducción en el nivel de faena (cabezas): -11,6% en relación igual bimestre del año pasado (DNCCA).

El informe, elaborado por el economista Nicolás Torre, destaca que en una mirada regional, considerando la faena acumulada para 2021, se observa una desmejora relativa significativa de la actividad para la industria frigorífica ubicada en el interior del país: La Pampa, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe y Cuyo.

Sin embargo, agrega un dato positivo para el largo plazo: desde finales de 2020 la Hacienda en Pie en dólares/kilo vivo se ha recuperado significativamente, lo que se tradujo en una baja del indicador porcentaje de hembras en faena (promedió 43,4% entre junio-octubre). La suba de la hacienda en noviembre augura una mayor retención de vientres en los meses venideros, con efectos positivos para la oferta de carne bovina durante 2022-2023.

Pero en la actualidad la situación es bien diferente porque hay una retracción de la oferta de hacienda “derivada una preocupante tendencia observada en la dotación de vientres (se perdieron 461 mil hembras entre diciembre de 2019 y diciembre pasado), y el bajo poder adquisitivo de los salarios en relación a la carne durante el avance de 2021”.

Cabe señalar que la faena acumulada durante los primeros 10 meses de 2021, equivale a una contracción de -7,5% respecto a igual período de 2020.