Villa María | carreras | incertidumbre | pandemia

Las carreras con una proyección internacional son las más elegidas

Así lo aseguró la orientadora vocacional Natalia Piraino, quien además destacó que el contexto sanitario de la pandemia generó temor e incertidumbre en los jóvenes con respecto al futuro laboral y profesional

El Covid-19 ha impactado completamente en la vida cotidiana de la sociedad modificando las rutinas familiares, los hábitos y los modos de vincularnos; en este sentido, los adolescentes están en un proceso de adaptación a una nueva forma de estudiar. A esto, se agrega la situación de los que egresan del nivel medio y la necesidad de elegir un estudio, carrera, preparación en el marco de la pandemia.

PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con Natalia Piraino, psicopedagoga especialista en orientación vocacional y ocupacional y psicóloga social M.P. 34-5220, quien comentó cómo se está desarrollando la elección de carreras de nivel superior en Villa María.

“Por lo general, las carreras tradicionales son las más elegidas, pero lo que más cambió por el contexto de la pandemia es que se eligen carreras dedicadas a la salud como medicina, enfermería y psicología”, dijo la profesional.

“Los adolescentes en todo el proceso de orientación empezaron a pensar un poco más en las profesiones esenciales y las no esenciales, ya que se dio esa distinción en el marco del aislamiento, eso quizás hizo que muchos pensaran en las posibilidades de la salida laboral”, sostuvo.

La psicóloga explicó que se amplió el campo para las personas que acompañan en el proceso de orientación, ya que siempre se habla en la inserción laboral después y en lo que hace cada profesional, “a partir de lo que pasó en la pandemia hubo que profundizar aún más, tuvimos que empezar a ver por ejemplo otras posibilidades, si elegían arquitectura, qué otras actividades el profesional puede hacer o cómo puede adaptar el trabajo desde la casa, tal vez eran cosas que antes no se planteaban, por eso se tuvo que empezar a explorar un poco más en ese sentido”, indicó.

Las carreras

Piraino explicó que hubo consultas a las profesiones relacionadas a lo digital pero la mayoría eran para tomar la decisión a la hora de elegir carreras que fueran competentes a nivel internacional, “entonces las consultas se dirigían más a si elegían carreras que son por lo general tradicionales, pero de qué manera tramitar la documentación necesaria para ejercer en otro país”.

La profesional también destacó la preponderancia en la elección de carreras profesionales dedicadas a la venta de productos y servicios a nivel internacional, “por ejemplo comercio exterior, relaciones internacionales, gestión de moda, creció bastante la demanda de esta profesión, pero siempre con la mirada puesta en el mercado internacional”, expresó.

“Estas nuevas generaciones empiezan a manifestar o a elegir profesiones que abran nuevos horizontes, piden que sean carreras que puedan estudiar en distintos lugares, por lo cual la virtualidad es muy positiva”, dijo y agregó: “Por ejemplo empiezan a estudiar alguna carrera tradicional y antes de terminar el secundario emprenden el estudio de alguna lengua como el inglés porque saben que al recibirse la quieren ejercer en otro lado”.

Decisiones

En cuanto al proceso de elección de la carrera universitaria o superior, Piraino destacó que se trata de un proceso que por lo general suele ser bastante conflictivo, “se profundizó mucho más la incertidumbre por el panorama sanitario y sobre todo en relación a la cursada, además el otro conflicto fue lo de la salida laboral, como profesionales tratamos de intervenir para que esa incertidumbre que implica tomar una decesión se convierta en una instancia de enriquecimiento personal.

“La idea es transformar esa vivencia conflictiva o ansiosa en una posibilidad para atravesar ese momento a través de la emergencia en los procesos creativos, es decir, que la persona pueda ser flexible y se pueda adaptar, por eso en el proceso pudimos pensar en otras posibilidades que daban las carreras y no como normalmente las conocemos”, explicó la profesional.

Inseguridad

En torno a ello, la profesional destacó que se incrementó la incertidumbre no solo de los jóvenes que están por comenzar una carrera universitaria o superior, sino de los que ya se encuentran cursando en primer año y les tocó el ingreso en 2021 en plena pandemia.

“Hubo muchas consultas en relación al sostenimiento de la carrera, justamente porque ellos tienen muchas expectativas de independencia y tuvieron que quedarse en sus casas y seguir en la virtualidad”. Además, remarcó que hay una falta de acompañamiento institucional en torno a la cuestión emocional del estudiante.