Ana María Olivera reconoció ayer al exjefe del Ejército César Milani como integrante del grupo de tareas que capturó en 1977 a su padre, Pedro, y a su hermano, Ramón, de su domicilio en La Rioja, en el marco del juicio de lesa humanidad por secuestro y torturas que se sigue contra el militar retirado en esa provincia.

"Nunca voy a olvidar el rostro de Milani y la situación traumática que viví el día que secuestraron a mi padre y a mi hermano", señaló Ana María ante los integrantes del Tribunal, según contó a Télam la abogada Viviana Reynoso, representante de la querella que siguen los Olivera en este juicio.

La mujer relató ante el Tribunal Federal de La Rioja que integran los jueces Julián Falcucci, Jaime Díaz Gavier y Enrique Lilljedahl la forma en que las víctimas fueron sacadas en paños menores de su casa el 12 de marzo de 1977, durante la última dictadura militar.

La querella sostiene que Pedro Olivera (quien murió en 1999) durante su cautiverio sufrió un accidente cerebrovascular en medio de una sesión de tortura, y luego fue abandonado por sus captores en su domicilio, donde había sido secuestrado. 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas