Nacionales | CGT | Presidencia | CTA

Para Milei, la marcha universitaria fue una causa noble usada por la casta

Afirmó que nunca habló de cerrar las universidades. Apuntó contra “Massa, Cristina Kirchner, Lousteau, Yacobitti, la CGT, la CTA y el radicalismo cómplice”, entre otros

El presidente Javier Milei utilizó sus redes sociales ayer para cargar otra vez contra la “casta”, en este caso por haber participado de una causa “noble” como fue marcha universitaria realizada el martes, mientras que aclaró que nunca habló de "cerrar las universidades nacionales".

“Ayer (por el martes) vimos como, una vez más, aquellos que pretenden seguir viviendo a expensas de los argentinos se montaron sobre una mentira para promover sus intereses”, expresó en su cuenta de la red social X.

“Al margen de la discusión acerca de cuál modelo de educación superior es deseable para un país en el que seis de cada diez chicos menores de 14 años son pobres, los mismos vivos de siempre utilizaron el escudo de una causa que suena noble para defender sus intereses de casta”, continuó.

En ese sentido, el jefe de Estado aclaró: "En ningún momento el gobierno nacional insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales".

"Lejos de eso, ya el día anterior a la manifestación estaban hechos los giros de recursos para los gastos de funcionamiento de todas las universidades nacionales. Pero como la clase política no deja pasar ninguna oportunidad para defender sus privilegios, montaron sobre una consigna justa un acto netamente político de oposición al Gobierno", argumentó.

En el párrafo siguiente, Milei salió a identificar a los que -a su entender- se montaron sobre "una causa noble" para defender sus propios "intereses".

Caras repetidas

"Vimos las mismas caras de siempre de aquellos que quieren que la Argentina no cambie para defender sus privilegios. Massa, Cristina, Lousteau, Yacobitti, la CGT, la CTA, el radicalismo cómplice y todos los demás actores de la clase política que se oponen a cualquier cambio porque han sido los principales beneficiarios del antiguo régimen", señaló.

E insistió: "No defienden la educación. Defienden sus privilegios y utilizan a la sociedad para hacerlo. Lo hicieron con Aerolíneas, lo hicieron con los jubilados cuando se robaron los fondos de las AFJP, lo hicieron con YPF, lo hacen con la obra pública. Así opera la casta. Se montan sobre una bandera justa para despojar a los argentinos".

Al respecto, Milei sostuvo en su mensaje que "la diferencia ahora es que la mayoría de los argentinos eligieron un Presidente para terminar con los privilegios de los políticos", por lo que ratificó que se van a realizar auditorías a las casas de altos estudios.

"No vamos a ser cómplices del negocio que algunos hacen con la universidad pública. Vamos a garantizar los fondos para el funcionamiento de las universidades y vamos a auditar cómo se utilizan esos fondos", enfatizó.

Y recordó que "ese dinero surge del esfuerzo que hacen la mayoría de los argentinos que viven debajo de la línea de la pobreza y no puede ni debe ser utilizado para engordar los bolsillos de algunos que han hecho un negocio de la educación pública".

"Lejos de doblegarnos, cada vez que todos esos dirigentes, que son la cara del fracaso argentino, se juntan detrás de una bandera, lo único que hacen es reafirmar nuestra convicción de que estamos dando las batallas para las que nos eligieron la mayoría de los argentinos", finalizó.

Denuncia de Lemoine

Por su parte, la diputada de La Libertad Avanza (LLA) Lilia Lemoine apuntó contra la multitudinaria marcha universitaria y afirmó que a algunos estudiantes "les asignaban puntos extras en los finales" para que formen parte de la movilización a Plaza de Mayo.

"Se ha escuchado a estudiantes decir que les asignaban puntos extras en los finales si ellos asistían a la movilización, no sé qué opinás de eso", aseguró Lemoine en declaraciones televisivas.

En tanto, la legisladora libertaria dijo que el Gobierno no desfinanció la educación pública.

"De hecho, otra vez se duplicó el presupuesto con respecto a 2023. ¿Para qué marcharon? Porque no quieren que los auditen", señaló.

Además, Lemoine sostuvo que el kirchnerismo quiere figurar como "salvador" de una situación que no viene a subsanar. "Están pidiendo flan, no una solución", consideró la diputada.

A su vez, hizo referencia a la reducción en el uso de la energía eléctrica en las casas de estudio a raíz del ajuste presupuestario del Ejecutivo. "Son ellos mismos los que cortan las luces. Es mentira que no hay luz, lo dicen los mismos estudiantes. Yo no estoy en todas las facultades, pero es lo que nos informan los estudiantes", argumentó.

Villarruel admitió que fue “multitudinaria” y añadió: “La educación pública es un derecho”

La vicepresidenta Victoria Villarruel realizó un extenso descargo en redes sociales a raíz de la masiva marcha, a la que ponderó como "multitudinaria", y señaló que "está muy bien luchar por la universidad, pero de calidad, libre, y para todos".

"La educación pública es un derecho, pero auditar y garantizar transparencia, una obligación", agregó.

A través de sus redes, Villarruel elogió a la Universidad de Buenos Aires por sus logros académicos, pero cuestionó la fuerte presencia militante entre los pasillos del establecimiento.

"Ayer (por el martes) al ver la marcha multitudinaria, pensé en que está muy bien luchar por la universidad pero de calidad, libre, y para todos, donde pienses y no te bochen por decir lo que pensás, donde puedas estudiar y no tengas que ver carteles del infame (Ernesto) Che Guevara, (Karl) Marx o las señoras de los pañuelos blancos que se enriquecieron los bolsillos con una tragedia", planteó.

"Estudié Derecho en la UBA y Seguridad en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). El esfuerzo de millones de argentinos anónimos logró que miles como yo pudiéramos recibirnos en la universidad pública", remarcó, al tiempo que denunció que la UBA fue "usada por los que pusieron de rodillas la educación".

La titular del Senado cargó además contra los que "hablaron en inclusivo deformando el idioma, metieron el veneno de sus ideologías y justifican que los argentinos que no comen les paguen la universidad a extranjeros sin ningún apego a la Argentina que los cobija".

A tono con la intención del Gobierno de marcar la presencia de referentes políticos en la protesta, Villarruel criticó con dureza a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y al excandidato Sergio Massa, a los que definió como "cadáveres políticos", el mismo término que esgrimió contra Tati Almeyda, de Madres de Plaza de Mayo, y el ganador del Premio Nobel de la Paz en 1980, Adolfo Pérez Esquivel, dos de los oradores del acto que se realizó en Plaza de Mayo.