Provinciales | ciudad de córdoba |

Después de 50 años de reclamos, un barrio cordobés al fin tendrá asfalto

La Municipalidad de Córdoba acordó con los vecinos de San Carlos la pavimentación de todo el barrio. Hay una mesa de trabajo en el sector sur de la capital provincial para relevar las necesidades de esa zona

El gobierno de Córdoba capital acordó con los vecinos del barrio SanCarlos concretar la pavimentación que se reclama desde hace 50 años.

El secretario de Gobierno y Gestión General de Gabinete de Córdoba capital, Miguel Siciliano, se reunió con las autoridades del Centro Vecinal del barrio San Carlos, vecinos y vecinas del sector e instituciones barriales, para seguir avanzando en la construcción en conjunto de mejoras para la zona sur de la ciudad capital.

En el encuentro, del que también participaron la concejala Julia Castillo, la Directora de la UERE, Verónica Albornoz y el equipo de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad de Córdoba, acordaron la pavimentación de la totalidad del barrio San Carlos, luego de 50 años de reclamos vecinales, sin ser escuchados.

“No solo acordamos la obra de asfalto para todo el barrio San Carlos, sino que también nos pusimos de acuerdo en cómo vamos a mejorar la plaza que se conoce como la Plaza de la Virgen y los espacios verdes del sector”, señaló el Secretario Siciliano.

“Sabemos que falta mucho pero somos conscientes de que este es el camino, juntos vecinos y Estado, ejecutando obras, mejorando la infraestructura, logrando dar respuestas a reclamos que las gestiones anteriores no han escuchado", agregó Siciliano.

Mesa de trabajo

Las obras se realizarán en el marco de la Mesa de Trabajo Zona Sur, impulsada por la Gestión del intendente Martín Llaryora, conformada por vecinos, instituciones y las diferentes áreas del municipio, para mejorar la infraestructura de los barrios y la interconectividad de la ciudad, y que actualmente se encuentra ejecutando la pavimentación de más de 83 cuadras en el sector.

Marcos, vecino del lugar, expresó en la reunión: "Vivo aquí desde que nací. Mi padre se murió sin poder ver el asfalto y mi madre de 92 años no puede creer que el barrio por fin tenga aquello por lo que tanto los vecinos han luchado. Hemos hecho cortes de calle, pedidos por nota, suplicado al municipio y nunca nadie nos escuchó. Es la primera vez que sentimos que hay una gestión cerca de los vecinos y que escucha nuestros reclamos".