Nacionales | combustibles | Inflación | Impuestos

El Gobierno decidió postergar parte del aumento del impuesto que se aplica a los combustibles

La decisión se tomó para evitar una mayor presión sobre la inflación. Ahora, las petroleras podrían definir una baja en los precios

Para evitar una mayor presión inflacionaria y en medio del proceso electoral, el Gobierno decidió ayer postergar parte del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) que tenía que empezar a regir en julio y ahora las petroleras analizarán la posibilidad de bajar precios de naftas y gasoil.

Las empresas expendedoras estaban esperando esta decisión oficial para debatir si durante el fin de semana pueden recortar los precios en función del "veranito cambiario" que mantiene estable al dólar y el valor del petróleo crudo.

Según informó la Secretaría de Energía, el ICL solo actualizará su valor un 3,9%, cuando el ajuste debería haber sido del 11,8% por litro.

Por esa reducción, el impuesto pasará de $ 6,13 a $ 6,37 por litro de gasoil (debería haber pasado a $ 6,85), y de $ 9,94 a $1 0,33 por litro de nafta (debería haber subido a $ 11,11).

Para apuntalar el leve repunte del consumo, el Gobierno viene tomando una serie de decisiones destinadas a frenar la escalada de precios.

En ese marco, además de postergar la suba en el gravamen a los combustibles, en los últimos días la administración macrista postergó incrementos en las boletas de gas y relanzó el plan Ahora 12. .

El impuesto a los combustibles se aplica de forma trimestral y hubiese correspondido imponerlo a inicios de junio, pero el Ministerio de Hacienda decidió en ese momento postergar su implementación por un mes para morigerar el impacto en los precios.

A su vez, las petroleras aguardaban el anuncio oficial para poder definir la estrategia de precios en surtidores que aplicarán a partir de este fin de semana, en momentos en que se mantiene estable, con tendencia a la baja, la paridad cambiaria y el barril de petróleo Brent.

En junio, con la postergación del impuesto, las petroleras que controlan casi el 90% del mercado: YPF, Axion y Shell, incrementaron en promedio 1,5% los precios de su variedad de productos de nafta y gasoil.

En la Ciudad de Buenos Aires, la nafta súper cuesta $ 42,64 promedio por litro, la nafta premium $ 49,20 y el diésel $ 40,24.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas

las más leídas