Policiales | condena | violencia-de-género |

Recibió una pena en suspenso por amenazar y golpear a su expareja

Se trata de Cristian Eduardo Juárez (32). Fue condenado a 3 años de prisión de ejecución condicional y deberá someterse a un tratamiento psicológico. Fue defendido por los abogados Luis Caroni y Antonio Custo

En la Cámara del Crimen, en el quinto piso de Tribunales, Cristian Eduardo Juárez (32) fue condenado a 3 años de prisión de ejecución condicional por ser hallado culpable de los delitos de violación de domicilio reiterada, amenazas reiteradas, lesiones leves calificadas por el vínculo, hurto calificado por el uso de llave retenida y desobediencia a la autoridad. Al ser la pena en suspenso, se ordenó su inmediata libertad —estaba detenido desde el 7 de diciembre del año pasado— y, además, se le impusieron determinadas reglas de conducta. Entre ellas, el joven deberá fijar domicilio, someterse al cuidado del Patronato de Presos y Liberados, realizar un tratamiento psicológico o psiquiátrico, abstenerse de consumir alcohol y estupefacientes, no mantener ningún tipo de contacto con la víctima y terminar sus estudios primarios.

Los hechos

El hombre llegó al banquillo del recinto acusado por múltiples ilícitos vinculados a episodios de violencia de género. De acuerdo a lo que figura en la pieza acusatoria, que fue leída por el secretario Walter Rodríguez, el primero de ellos se registró el 2 de octubre de 2016, aproximadamente a la una y media de la tarde. 

En esa ocasión, Juárez fue al domicilio de su exconcubina, ubicado en Parajón Ortiz al 400, en el barrio Ameghino, e ingresó a pesar de que la mujer se lo prohibió. En esas circunstancias se produjo una discusión y el individuo la amenazó. 

“Si me entero que tenés otra pareja te voy a matar”, le dijo. Con posterioridad, a las seis y media, el sujeto se hizo presente otra vez, entró y se acostó a dormir en una de las habitaciones.

Por otra parte, el 5 de noviembre de 2017 a las doce y media de la noche Juárez interceptó a la damnificada frente al complejo de departamentos donde vivía, situado en La Rioja al 2050 y la atemorizó. Según se conoció, nuevamente le dijo que la mataría a ella y su familia. La mujer intentó ir a su hogar y, mientras ingresaba, el acusado la sujetó por la espalda y la golpeó en el rostro, la cabeza y la espalda. Luego, huyó. Como consecuencia, la mujer requirió de cinco días de curación.

Seguidamente se brindaron detalles sobre otro de los acontecimientos. En un período comprendido entre el 26 de octubre y el 2 de noviembre del año pasado, el imputado fue al domicilio de la mujer (La Rioja 2050) con una copia de la llave, entró y sustrajo un inodoro, un bidet, una cocina, una antena y un televisor.

El penúltimo suceso se desarrolló el 25 de noviembre del 2018 a la una de la mañana. El hombre fue a un hogar de ancianos en el que se encontraba la víctima trabajando y le pidió a un empleado de seguridad del lugar hablar con ella. De esta manera, violó una orden de restricción que se le había impuesto el 10 de noviembre y por la que no podía acercarse ni contactarse de ninguna manera.

Un día después, a las nueve de la mañana, fue a la casa de la mujer que, esta vez, habitaba en Parajón Ortiz al 500. Allí, ella estaba junto a sus dos hijos, su madre y su abuela. Juárez quiso hablar con su exconcubina pero ante la negativa de sus familiares, se retiró. Sin embargo, regresó una hora y media después y gritó para que lo atiendan. Pero, otra vez, la respuesta fue negativa. Media hora después volvió y profirió amenazas. En ese momento, la damnificada oprimió el botón antipánico. A la una y media de la tarde, mientras la víctima estaba en la Unidad Judicial, el acusado se dirigió por última vez a la morada y, así, desobedeció la orden de impedimento y contacto.

Datos personales, alegatos y sentencia

Una vez que se finalizó con la lectura de los hechos, la jueza Eve Flores le tomó los datos personales a Juárez. Contó que, previo a su aprehensión, vivía en el barrio Ameghino, que es soltero y que habita una casa junto a su madre. Por otro lado, señaló que tiene dos hijos y que cursó sus estudios primarios hasta sexto grado. Luego indicó que es albañil y expresó que no consume drogas. Por último, y tras verificarse que no posee antecedentes, el hombre se hizo cargo de la acusación en su contra —el juicio fue abreviado porque se realizó un pacto de condena entre las partes, lo que implica que el imputado confiese, como sucedió en este caso—.

Así llegó el turno de alegar. El primero en presentar sus fundamentos fue el fiscal Francisco Márquez, quien sostuvo la acusación y pidió que se lo condene a tres años de prisión de ejecución condicional. Por su lado, los abogados defensores de Juárez, Luis Caroni y Antonio Custo, adhirieron al planteo del representante del Ministerio Público Fiscal.

De esta manera, la magistrada dictó la resolución detallada al inicio.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas