El informe privado indica que la facturación creció 12,9 por ciento respecto de igual mes del 2020, es decir, antes de la pandemia.

Asimismo, se detalló que las ventas bajaron, en tanto, 2,9 por ciento respecto de enero.

“Los comercios de las zonas turísticas tuvieron un mes muy bueno, mientras que para el resto fue bastante desigual”, explicó la Came.

El reporte aclaró que “de todos modos, los empresarios coinciden en que se está viendo un consumidor que mostró menos restricciones al momento de comprar y retoma paulatinamente consumos postergados”.

El dato surge del Índice de Ventas Minoristas Pymes elaborado por Came entre 757 comercios de todo el país.

El mes pasado hubo 10 rubros en alza y 1 en declive. La mayor suba fue en Calzado y marroquinería (+45,7%) por efecto del comienzo del ciclo escolar. El único retroceso fue en Ferreterías, materiales eléctricos y construcción (-1,3%).

Frente a enero de 2022 las ventas descendieron 2,9 por ciento, con aumentos en cuatro de las categorías relevadas y bajas en siete de ellas.

El mayor incremento ocurrió en Jugueterías y artículos de librerías (+8,7%) y Calzado y marroquinería (+7,2%). En tanto, las mayores caídas se dieron en Electrónicos, computación y celulares (-8%) y Farmacias (-6,2%).

Frente a febrero de 2020 escalaron 12,9%, con diez rubros en ascenso y uno en baja.

Uno de los rubros con mayor progreso fue Indumentaria, lencería y accesorios (+26,5%).

En los primeros dos meses del año, las ventas acumularon un alza de 19,1% frente a iguales meses de 2021 y de 11,8% si se compara con el primer bimestre de 2020.

En cuanto a los alimentos y bebidas, las ventas en febrero subieron 8,2% en la comparación interanual y acumulan un aumento de 10,4% para el primer bimestre del 2022 frente a los mismos meses del año pasado. En febrero de 2021 las cifras no habían sido buenas y el incremento, en parte, refleja esa recuperación. Fue un rubro muy castigado por los precios en los primeros dos meses del año. Los negocios de las zonas turísticas fueron los que declararon los mayores incrementos. Para el resto, hubo diferentes resultados y estrategias. Algunos optaron por agregar productos de menor calidad o marcas menos conocidas, para ofrecer alternativas más económicas; otros para ofrecer packs de comestibles a precios promocionales comprando toda la canasta. En la comparación mensual las ventas se retrajeron 4,7% (siempre medidas a precios constantes).

Cuando se compara contra febrero de 2020, mes de referencia por ser previo a la pandemia, las ventas de Alimentos y Bebidas crecieron 3,8% (a precios constantes).