Villa María | Consumo | personas | pandemia

Tabares aseguró que la sociedad vive en una "época de consumos excesivos"

El subsecretario del Consejo Municipal de Prevención de las Adicciones aclaró que la problemática está al margen de la pandemia y que "va más allá de las sustancias". Además, enfatizó que debe ser analizada la singularidad de las personas

En el marco de la pandemia, el abordaje del consumo problemático es una temática inquietante frente a la posibilidad de que la situación sanitaria impactara de lleno en las personas y agravara su situación.

En este sentido, PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con el subsecretario del Consejo Municipal de Prevención de las Adicciones (CMA), Julio Tabares, quien aclaró: “Vivimos en una época de consumos excesivos al margen de la pandemia, que se estimula permanentemente” y añadió que deben ser evaluadas las singularidades de cada persona que posee consumo problemático.

En torno a esta situación, él y la directora de la entidad, Helga Caminos, comentaron que durante todos los viernes de noviembre llevarán adelante una capacitación con profesionales de distintas áreas. El fundamento de los encuentros es: “Pensar la época: las adicciones como problemática subjetiva, social y comunitaria”.

Consumo

Sobre las adicciones, Tabares manifestó: “Esto de satisfacer de manera inmediata el deseo que una persona tiene que es propio de la época al margen de la pandemia” y agregó: “Por este motivo hay que tener en cuenta la singularidad de cada persona y de la familia”.

En este sentido, aseveró: “Nos interesa que se sepa que vivimos en una época de consumo excesivo pero no es sólo de sustancias lo que nos preocupa”.

Ambas autoridades subrayaron que la importancia reside en que la influencia de la pandemia fue distinta dependiendo de la personas, siendo muy adversas las respuestas.

“Ha habido casos, personas que nosotros tratamos, que el hecho de estar en familia les permitió socializar su problema de consumo y ha podido hablar con su familia, también retomar tratamientos”, aclaró Tabares.

Al mismo tiempo, sostuvieron que otras, al estar alejadas, sin el afecto de personas cercanas, la pérdida de trabajo y el encierro, influenciaron en el consumo.

“No hay una regla, lo singular, lo individual es muy importante dentro de esta problemática y a cada persona le ha afectado para bien o para mal de una manera distinta”, afirmó el subsecretario.

Destacaron que debe ser realizado un análisis general sobre los efectos de la pandemia pero que “la singularidad es lo más importante”.

Atención

Ante el contexto sanitario, las autoridades explicaron que el acompañamiento que brinda el CMA debió adaptarse a la virtualidad, siendo éste caracterizado por la cercanía física y la prospección de la gestualidad.

Sin embargo, Tabares aclaró: “El CMA no dejó de atender nunca en la pandemia, tuvimos hasta en los peores momentos guardias activas mínimas” y agregó: “Solamente cerró los 14 días iniciales con guardias permanentes”.

En torno a este contexto, expusieron que influenció en la caída de las consultas personales y que al comienzo costó aggiornar los tratamientos a esta modalidad. No obstante, en la actualidad se fueron fomentando estas herramientas y solventando mejor.

Plan integral

Las autoridades llevan su primer año de gestión en el CMA con una pandemia de por medio, aun así, comentaron que desde el inicio del 2020 proyectaron “una territorialización de la entidad en los barrios” debido a que las personas realizan consultas por fuera del organismo.

En ese sentido, explayaron que lo diseñaron por MuniCerca, donde profesionales de distintas áreas relacionadas con el consumo trabajaron, “rompiendo con las excusas para no consultar por parte de los vecinos”.

También, Tabares detalló que hubo lugar para visitas domiciliarias debido a que “muchas veces, las personas que consumen lo que menos quieren es tratarse”. Además, aseveró: “Lo que menos quiere y más le cuesta es contar que está consumiendo, entonces nosotros lo que implementamos es tratar de llegar a ellas”.

Por otro lado, ambos funcionarios garantizaron que la iniciativa les permitió ahondar en la realidad barrial; también que desembocó en un diagnóstico situacional del consumo en la ciudad mediante un interrogatorio que realizan junto con los MuniCerca e instituciones intermedias.

Asimismo, indicaron que la idea es generar un plan estratégico de trabajo basándose en ese diagnóstico en el que la investigación especificará sobre lugares, maneras, edades y características de consumo en Villa María.

“Estamos entusiasmados en hacerlo porque no podemos trabajar sin un diagnóstico, nosotros soñamos en armar un programa serio y que no sea exclusivamente de la Municipalidad, sino de todas las instituciones y la sociedad”, exteriorizó Tabares.

Por otro lado, describió que están para trabajar para disminuir el consumo de sustancias pero también quieren abordar la importancia de los valores con el fin de las personas puedan ver lo que pasa con otras y lo que acontece en el barrio, en las calles. “Estamos tratando de trabajar en todos los frentes, porque queremos dejar líneas y proyectos con proyección para que no dependa de una persona y que tenga la voz de muchas otras”, añadió el entrevistado.

Para finalizar, sustentaron que la libertad para trabajar, crear y abordar la problemáticas en el consumo es posible por la predisposición de la Jefatura de Gabinete a cargo de Héctor Muñoz y de la cual dependen y del intendente Pablo Rosso.