Villa María | crimen | Miguel Alexander 'Nano' Martínez | juicio

Caso Nano Martínez: Munarriz confesó el crimen

"Yo maté a Nano. Tomas no tiene nada que ver", sentenció Joaquín Munarriz hoy, en la quinta audiencia del juicio

En la quinta audiencia del juicio que se le sigue a Joaquín Munarriz y a Tomás Cánova por el crimen de Alexander “Nano” Martínez, uno de los imputados confesó el crimen.

“Yo maté a Nano. Tomas no tiene nada que ver”, sentenció Munarriz, previo al inicio de los alegatos.

El joven, que declaró mediante videollamada al igual que su amigo también imputado, dijo que la noche del crimen recibió una llamada de Martínez cuando estaba con Cánova y lo pasaron a buscar.

Yo maté a Nano. Tomas no tiene nada que ver Yo maté a Nano. Tomas no tiene nada que ver

Según el relato, a Cánova lo dejaron en lo de un amigo y solo él fue al campo con Martínez. Al llegar al lugar, “Nano” le habría pedido dinero a Munarriz, que le dijo que no tenía y a cambio le ofreció marihuana.

“Cuando estaba por darle la droga, Nano sacó un arma y me pidió toda la droga y las llaves de la camioneta. Le pregunté qué le pasaba. Le pegué una trompada, cayó al piso y le pegué con un fierro. Yo estaba asustado, pensé que me iba a matar”, explicó.

image.png

Cuando dejó de golpearlo, se dio cuenta de que Martínez había fallecido, por lo que decidió llevarlo al monte y enterrarlo.

El asesino de Martínez, indicó también que una vez detenido, el 26 y el 29 de mayo, fue golpeado por policías.

Cuando estaba por darle la droga, Nano sacó un arma y me pidió toda la droga y las llaves de la camioneta. Le pregunté qué le pasaba. Le pegué una trompada, cayó al piso y le pegué con un fierro. Yo estaba asustado, pensé que me iba a matar Cuando estaba por darle la droga, Nano sacó un arma y me pidió toda la droga y las llaves de la camioneta. Le pregunté qué le pasaba. Le pegué una trompada, cayó al piso y le pegué con un fierro. Yo estaba asustado, pensé que me iba a matar

Cánova sostuvo a su turno que el día 23 de mayo de 2020 cuando volvió de trabajar en el campo pasó por unas pertenencias que estaban en la casa de Munarriz. Dijo que este recibió una llamada de Martínez, al que pasan a buscar y luego a él lo dejaron en la casa de un amigo, en barrio San Martín.

Al día siguiente, Munarriz lo pasó a buscar y le confesó el crimen.

“Le dije que no se preocupara, que iba a ayudarlo”, afirmó, y añadió que también fue golpeado por policías.

Le dije que no se preocupara, que iba a ayudarlo Le dije que no se preocupara, que iba a ayudarlo

Tanto Munarriz como Cánova están imputados por el delito de “homicidio calificado por alevosía”.

El fiscal Francisco Márquez y el querellante Manuel Argüello pidieron la pena de prisión perpetua para ambos acusados.